Blue Flower

 

Capítulo 2 – El sueño

 

EL SUEÑO, la vida que ocupa un tercio de nuestra estancia en la tierra, es la puerta natural hacia el subconsciente. Por eso nos ocupamos del sueño ahora. Los dos tercios conscientes de nuestra vida en la tierra son medidos por el grado de atención que le damos al sueño. Nuestra comprensión de y deleite en lo que el sueño tiene para conceder nos causará, noche tras noche, ponernos en camino a él como si estuviéramos yendo a una cita con un amante.

 

"En un sueño, en una visión de la noche, cuando el sueño profundo cae sobre los hombres, al dormir en la cama; entonces él abre los oídos de los hombres y les da sus instrucciones."  Job 33. Es en el sueño y en la oración, un estado similar al sueño, que el hombre entra al subconsciente para hacer sus impresiones y recibir sus instrucciones. En estos estados el consciente y el subconsciente se unen creativamente. El aspecto masculino y el aspecto femenino se vuelven uno.  El sueño es el momento cuando el aspecto masculino o mente consciente va del mundo de los sentidos a buscar a su amante o parte subconsciente. El subconsciente – a diferencia de la mujer del mundo que se casa con su marido para cambiarlo – no tiene deseo de cambiar al estado consciente o de vigilia, sino que lo ama como es y reproduce fielmente su semejanza en el mundo exterior de la forma. Las condiciones y eventos de tu vida son tus niños formados de los moldes de las impresiones de tu subconsciente en el sueño. Son hechos en imagen y semejanza de tu sentimiento más interno que ellos pueden revelarte a ti a ti mismo.

 

"Como es en el cielo así es en la tierra."  Como es en el subconsciente así es en la tierra. Lo que sea que tengas en la consciencia cuando vas a dormir es la medida de tu expresión en los dos tercios conscientes de tu vida en la tierra. Nada te impide realizar tu objetivo salvo tu incapacidad de sentir que ya eres aquello que deseas ser, o que ya estás en posesión de la cosa que buscas. Tu subconsciente le da forma a tus deseos sólo cuando sientes tu deseo realizado. El estado inconsciente del sueño es el estado normal del subconsciente. Debido a que todas las cosas vienen desde tu interior, y tu concepción de ti mismo determina aquello que viene, deberías siempre sentir el deseo como ya realizado antes de irte a dormir. Nunca traes de lo profundo de ti mismo aquello que deseas; siempre traes aquello que eres, y eres aquello que sientes que eres así como aquello que sientes cierto de los demás.

 

Para ser realizado, entonces, el deseo debe ser resuelto en el sentimiento de ser o tener o presenciar el estado buscado. Esto se logra al asumir el sentimiento del deseo realizado. El sentimiento que viene en respuesta a la pregunta "¿Cómo me sentiría si me deseo se cumpliera?" es el sentimiento que debería monopolizar e inmovilizar tu atención mientras te relajas para dormir. Debes estar en la consciencia de ser o tener aquello que deseas ser o tener antes de dormir.

 

Una vez dormido el hombre no tiene libertad de elección.  Su sueño es completamente dominado por su último concepto despierto de su ser. Por lo tanto, él debería siempre asumir el sentimiento de logro y satisfacción antes de retirarse a dormir, "Ven ante mí con canto y agradecimiento", "Entra en sus portones con gratitud y en sus tribunales con elogios."  Tu disposición de ánimo previa al sueño define tu estado de consciencia mientras entras en la presencia del amante eterno, el subconsciente. Ella te ve exactamente como te sientes que eres. Si mientras te preparas para dormir asumes y mantienes la consciencia de éxito al sentir "Yo soy exitoso", debes ser exitoso. Tiéndete sobre tu espalda con la cabeza en un nivel con tu cuerpo. Siente como serías si estuvieras en posesión de tu deseo y relájate tranquilamente hacia la inconsciencia.

 

"Aquel que mantenga Israel no deberá dormir."  Sin embargo, "Él le da a su amada el sueño."  El subconsciente nunca duerme. El sueño es la puerta por la cual la mente consciente o mente despierta entra para unirse creativamente con el subconsciente. El sueño oculta el acto creativo mientras el mundo objetivo lo revela. En el sueño el hombre imprime en el subconsciente su concepción de si mismo.

 

La descripción más hermosa de este romance del consciente y subconsciente es la que se cuenta en la "Canción de Salomón". "Por la noche en mi cama busqué a aquel a quien mi alma ama… Encontré a quien mi alma ama; lo sostuve y nunca lo dejé ir, hasta que lo llevé a la casa de mi madre y a la recámara de ella que me concibió."  Preparándote para dormir, siéntete en el estado del deseo respondido y luego relájate en la inconsciencia. Tu deseo realizado es lo que buscas. Por la noche en tu cama buscas el sentimiento del deseo realizado de modo que lo puedas llevar a la recámara de ella que te concibió, al sueño o el subconsciente que te dio forma, para que este deseo también pueda expresarse. Esta es la manera para descubrir y conducir tus deseos al subconsciente. Siéntete en el estado del deseo realizado y tranquilamente déjate caer al sueño. Noche tras noche deberías asumir el sentimiento de ser, tener y ser testigo de aquello que buscas ser, poseer y ver manifestado. Nunca vayas a dormir sintiéndote desanimado o insatisfecho. Nunca duermas con la consciencia de la insuficiencia. Tu subconsciente, cuyo estado natural es el sueño, te ve como tú crees que eres, y ya sea que lo que crees es bueno, malo o indiferente, el subconsciente va a expresar fielmente tu creencia. Así como te sientes la imprimes a ella; y ella, la amante perfecta, le da forma a estas impresiones y las expresa como hijos de su amado. "Toda hermosa eres, mi amor, no hay mancha en ti", es la actitud mental para adoptar antes de dormir.

 

Descarta las apariencias y siente las cosas como deseas que sean, porque "Él declara cosas que no se ven como si se vieran y lo que no se veía se vuelve visible." Asumir el sentimiento de satisfacción es declarar aquellas condiciones que reflejan satisfacción como si fuesen una realidad actual.  "Las señales siguen, no preceden."  La prueba de lo que eres seguirá a la consciencia que eres, no lo precederá. Eres un soñador eterno soñando sueños no eternos. Tus sueños toman forma cuando asumes el sentimiento de su realidad. No te limites al pasado. Sabiendo que nada es imposible para la consciencia, comienza a imaginar estados más allá de las experiencias del pasado. Lo que sea que la mente del hombre puede imaginar lo puede realizar. Todos los estados objetivos (visibles) fueron primero estados subjetivos (invisibles) y los hiciste visibles al asumir el sentimiento de su realidad. El proceso creativo es primero imaginar y luego creer el estado imaginado. Siempre imagina y espera lo mejor.

 

El mundo no puede cambiar hasta que cambies tu concepción de él. "Como es adentro es afuera."  Las naciones así como la gente sólo son lo que tú crees que son. Sin importar cual sea el problema, sin importar donde está, sin importar a quien concierne, no tienes a nadie que cambiar excepto a ti mismo, y no tienes un oponente o un ayudante en realizar el cambio dentro de ti mismo. No tienes nada que hacer salvo convencerte de la realidad de lo que deseas ver manifestado. Tan pronto como logras convencerte de la realidad del estado que buscas, los resultados siguen para confirmar tu creencia fija. Nunca le sugieras a otro el estado que deseas verlo expresar; sino que convéncete de que él ya es lo que deseas que sea.

 

La realización de tu deseo se logra al asumir el sentimiento del deseo cumplido. No puedes fallar a menos que no te convenzas de la realidad de tu deseo.

 

Un cambio de creencia se confirma por medio de un cambio de expresión. Cada noche cuando vas a dormir siéntete satisfecho y sin manchas [o claro], porque tu amante subjetiva siempre forma el mundo objetivo en la imagen y semejanza de tu concepción de él, la concepción definida por tu sentimiento. Los dos tercios conscientes de tu vida en la tierra siempre corroboran o son testigos de tus impresiones subconscientes. Las acciones y eventos del día son efectos; no son causas. El libre albedrío es sólo la libertad de elección. "Elige este día a quien servirás"  es tu libertad de elegir el tipo de disposición de ánimo que asumes; pero la expresión de esa disposición es el secreto del subconsciente. El subconsciente recibe impresiones sólo a través de los sentimientos del hombre y en una manera conocida sólo por el subconsciente éste le da forma y expresión a estas impresiones. Las acciones del hombre son determinadas por sus impresiones subconscientes. Su ilusión de libre albedrío, su creencia en la libertad de acción, es sólo ignorancia de las causas que lo hacen actuar. Él piensa que es libre porque ha olvidado el vínculo entre él y el evento.

 

El hombre despierto está bajo la compulsión de expresar sus impresiones subconscientes. Si en el pasado él imprimió algo en sí mismo de una manera poco sensata, entonces hay que dejarlo que comience a cambiar sus pensamientos y sentimientos, porque sólo cuando lo haga él cambiará su mundo. No pierdas ni un momento en lamentarte, porque pensar sintiendo los errores del pasado es reinfectarte. "Deja que los muertos entierren a los muertos."  Sal de las apariencias y asume el sentimiento que sería tuyo si ya fueras el que deseas ser. Sentir un estado produce ese estado. La parte que juegas en el escenario del mundo es determinada por tu concepción de ti mismo. Sintiendo tu deseo realizado y relajándote tranquilamente hacia el sueño, te pones como estrella protagónica para interpretar tu papel en la tierra mañana, y mientras duermes ensayas y eres instruido en tu papel. La aceptación del final [de la 'obra'] automáticamente da los medios de realización. Que eso quede claro. Si mientras te preparas para dormir, no te sientes conscientemente en el estado del deseo cumplido, entonces llevarás contigo a la recámara de aquella que te concibió, la suma total de las reacciones y sentimientos del día de vigilia; y mientras duermes serás instruido en una manera en la cual serán expresados mañana. Te levantarás creyendo que eres un agente libre, sin darte cuenta que cada acción y evento del día de mañana está predeterminado por tu concepto del yo cuando te dormiste. Tu única libertad es entonces tu libertad de reacción. Eres libre de elegir como sentirte y reaccionar al drama del día, pero el drama – las acciones, eventos y circunstancias del día – ya han sido determinados.

 

A menos que definas conscientemente y a propósito la actitud mental con la cual vas a dormir, inconscientemente vas a dormir en la actitud mental compuesta por todos los sentimientos y reacciones del día. Cada reacción hace una impresión subconsciente y, a menos que sea contrarrestada por un sentimiento opuesto y más dominante, es la causa de acción futura. Las ideas envueltas en sentimiento son acciones creativas. Usa tu derecho divino sabiamente. A través de tu habilidad para pensar y sentir tienes el dominio de toda la creación. Mientras estás despierto eres un jardinero seleccionando semillas para tu jardín, pero "Excepto que un grano de trigo caiga en el suelo y muera, se mantiene solo; pero si muere, trae mucha fruta."  Tu concepción de ti mismo mientras te estás quedando dormido es la semilla que sueltas en el terreno del subconsciente. El quedarte dormido sintiéndote satisfecho y feliz hace que las condiciones y eventos aparezcan en tu mundo confirmando estas actitudes mentales. El sueño es la puerta hacia el cielo. Lo que incluyes como sentimiento lo proyectas como una condición, acción u objeto en el espacio. Por lo tanto, duerme en el sentimiento del deseo cumplido. "Como en la consciencia es en la tierra."