El abrazo con la sombra

 

El Abrazo con la Sombra

Encuentros con la Sombra
Recapitulando
Sosteniendo emociones

Recapitulando


Recapitular es el intento de disolver el pasado, dirigir la mirada atrás, y no sólo la mirada sino todo el cuerpo, para entrar en todos los asuntos pendientes y las emociones que estos momentos contienen(dolor, rabia, miedo...)
Es realmente un viaje en el tiempo a través del inconsciente donde es posible restaurar el desequilibrio que ocurrió en ese escenario temporal de nuestra vida y recuperar el poder atrapado en nudos emocionales, este poder es absolutamente necesario para vivir el presente con plenitud.Y para que esto sea una vivencia efectiva es necesario que exista en este proceso implicación emocional y corporal. No sirve hacer un repaso mental del pasado, se requiere revivir emocionalmente con el cuerpo aquellas emociones que no conseguimos integrar y asimilar cuando ocurrieron y se quedaron enquistadas. Ahora existe una nueva posibilidad de enfrentar aquello que nos superó, volver al lugar de los hechos a través del trance interno y recuperar nuestra fuerza.
Para ello existen muchas propuestas de recapitulación, y las enumero y describo ocho propuestas, existen muchas más:


1. Cantando la historia personal a un árbol centenario.


Busca un árbol centenario, encina, olivo, haya, cedro... el trabajo empieza al anochecer y consiste en contarle al árbol toda tu historia personal quizás empezando desde la infancia, intentando expresarte en un tono cantarino, girando alrededor de su tronco en sentido contrario a las agujas de reloj con una sonaja en la mano o pequeño tambor para acompañar el ritmo de tu canción personal, expresa tu vida y experiencias sin pararte, en un movimiento continuo que pretende incentivar tu trance, atento a los momentos donde emerjan emociones pues aqui es donde ocurre la mayor liberación y donde es importante que vivas la entrega al instante para que salga todo lo contenido... el miedo, la rabia, el rencor, el dolor... también se recapitulan las emociones positivas, como el placer, el enamoramiento... todo el pasado hay que dejarlo atrás para vivir con intensidad el momento presente.
Este trabajo dura unas cuatro horas, el resto de la noche la pasamos durmiendo al lado del árbol y le pedimos un sueño o una sensación de protección para cerrar la experiencia.

2. Dialoga con tu sombra.


La somba física, esa misma que aparece en el suelo cuando nuestro cuerpo, o una parte de nosotros reflejando la resistencia de la densidad a la luz, impide el paso de la luz del sol, es una puerta dimensional del contacto con el otro yo.
Podemos sentarnos de espalda al sol y observar la sombra en el suelo, retirando el cabello para ver el cuello, intentando siempre que no tengamos que levantar demasiado la cabeza para verla, y empezamos a percibir su presencia, su vida propia, a mostrar curiosidad por esta parte nuestra, nos disculpamos la primera vez por no haber conversado antes con ella cara a cara, y ponemos nuestra atención en nuestro sentir, y en nuestros ojos, nos dejamos llevar por un trance, dejamos pasar el tiempo y escuchamos qué nos dice nuestra sombra. Ella sabe todos nuestro secretos, nuestros miedos, nuestros rencores, conoce las insatisfacciones, los sabores amargos en nuestra boca, y puede hablarnos de una intimidad esencial para nosotros, de una desconocida puede convertirse en nuestra mejor aliada.
Esta observación se alarga con respiración en el vientre de sueño profundo y es posible que la sombra física se vuelva luminosa y en su interior aparezcan imágenes, y rostros, esto forma parte de la comunicación y hay que estar muy atento a el efecto que estos fenómenos causan en nuestro cuerpo y emociones, sin tratar de buscar significados mentales.
Es muy importante permitir y apoyar la expresión emocional si ésta ocurriese pues es la mejor manera de integrar la sombra.
3. Integrar la sombra en la cotidianidad.

Sin duda el mejor momento para enfrentar la sombra es cuando ella aparece en nuestra vida cotidiana.
Cuando en una discusión emerje la rabia, cuando frente a un trabajo aparece el miedo, cuando alguien a quien hemos dado nuestro poder nos saca de quicio, cuando nos sentimos engañados, traicionados, cuando sentimos dolor o rechazo en nuestras relaciones... Todos estos momentos que nos envuelven emocionalmente y nos arrastran son una oportunidad que no debemos dejar pasar y la mejor manera de aprovecharlos es retirarnos en soledad y permanecer con la emoción sin escaparnos, respirando con el vientre para estar ahí con esas emociones a veces insoportables, ayuda mucho evocar momentos que nos recuerden a este mismo, si nos ha dejado nuestra pareja, evocar todas nuestras muertes y separaciones para darle todo el espacio a la emoción, siempre atentos a la respiración y a la presencia en nuestro vientre, confiamos que aunque parezcan unos nudos emocionales sin salida, nuestro intento de superación y nuestra voluntad en la respiración hará que nuestro organismo integre esta tormenta emocional y podamos salir fortalecidos de esta crisis en la cotidianidad.

4. Buscando tu otro yo en la imagen del espejo.

Intenta fijar la atención en el entrecejo de tu propia imagen creando un triángulo añadiendo también un punto de atención en tu vientre y en tu mirada. Cuando llevas un rato en la observación es posible que aparezcan rostros, imágenes, distorsiones, que te traigan recuerdos, lo más importante es que atiendas al efecto emocional que te causan estas visiones y mantengas todo el tiempo tu presencia en el vientre y en tu respiración.
Habrá momentos en que sea posible establecer un diálogo con tu otro yo, escucha lo que te dice, ponte en una actitud de escucha profunda y no interpretes, deja la cabeza a un lado, y siente a dónde te llevan las palabras de tú mismo reflejado en el espejo. Recuerda siempre que la expresión emocional es la mejor manera de liberar los estancamientos y bloqueos. Comparte tu vida íntima con tu imagen en el espejo.

5. Recapitula a través del masaje catártico o de recuerdo.

Las zonas más importantes a nivel de recapitulación son las fronteras, entre la cabeza y el pecho(cuello, garganta, cervicales), entre el pecho y vientre(plexo solar, diafragma...) vientre y sexo, también entre la cabeza alta y la cara...
Se puede dividir el cuerpo en 12 partes y ir una a una.
El sujeto receptor está boca arriba y comienza una respiración profunda por la nariz inspirando hasta lo alto del pecho y expulsando por la boca basculando la pelvis en la expulsión sin necesidad de levantarla.
La persona que da el masaje tiene que ser minucioso, ir lentamente pasando por cada sitio, y apretando cada centrímeto de piel con la intención de atraer hacia fuera lo que está oculto.
Cuando surgen emociones profundas el sujeto tiene que respirarlas siguiendo el proceso estandar de recapitulación.
El masaje de catarsis busca los lugares dolorosos del cuerpo para empujar al sujeto a una expresión caótica, la expresión del dolor, rabia, llanto, y de esta forma entrar en la locura y el caos.

6. Medita enfocado en tus sensaciones.


Primero conquista la calma mental mediante una práctica intensa de respiración y meditación. Cuando consigas una mente silenciosa( 3 dias de trabajo) puedes pasar a la siguiente etapa, esta consiste en un recorrido corporal, poniendo tu atención y consciencia en determinadas zonas del cuerpo, observando y sintiendo las sensaciones de la piel, y de la energía.Un recorrido corporal sería desde la coronilla por un lado hasta la frente y la barbilla, por otro lado hasta el cuello. Luego bajamos desde la sien derecha hasta la muñeca derecha y desde la sien izquierda hasta la muñeca izquierda, después la mano derecha y la mano izquierda. Recorremos el cuello hasta la zona del sexo y desde las cervicales hasta las nalgas, ambas incluidas. Después la pierna derecha e inmediatamente la izquierda, terminando por el pie derecho y el izquierdo. La vuelta se completa haciendo el recorrido inverso. Se trabaja durante 6 dias en esta práctica y a lo largo de muchas horas hasta que todo lo escondido sale a la superficie, y se limpia a través de la atención y el aliento.
Existen otros recorridos como el de los chakras, los órganos y vísceras, el cuerpo luminoso.

7. Recapitulando en la oscuridad.

La oscuridad está disponible a cualquier hora del día en una cueva, aunque también es posible utilizar para este fin de la recapitulación una cabaña de oscuridad, diseñada para que no entre la luz solar.
Toda la energía invertida en la visión externa se recupera para mirar dentro de sí a través de la oscuridad mantenida a lo largo del tiempo.
Estamos días( de 4 a 7) en la oscuridad hasta que ocurran fenómenos internos de especial interés. Aparece la visión, la ensoñación, los miedos proyectados en fantasmas y pesadillas, todo lo inconcluso aprovecha esta oportunidad para presentarse y recibir la atención que no obtienen en la vida cotidiana.

8. Recapitula a través de la respiración.

El trabajo respiratorio es esencial para la recapitulación, la clave es mantenerse en la consciencia respiratoria largo tiempo, enlazando inspiración y expulsión hasta llegar a complatar un período mínimo de tres horas.
Existen muchas propuestas de ejercicios para ir progresando en esta recapitulación.
Sentamos apoyados con las manos hacia atrás detrás de la espalda, y comenzamos a respirar moviendo la cabeza en círculos, inspirando en el medio giro superior y expulsando en el medio giro inferior, lo hacemos por la boca para que las emociones puedan subir fácilmente a la superficie. El precho debe subir al inspirar, y la pelvis bascula sacándola al inspirar y metiéndola al expulsar. Es una respiración clavicular(pasado) y no abdominal (presente).
La siguiente etapa la hacemos echados, durante un período de dos horas al menos, moviendo la cabeza a un lado y otro en la expulsión e inspiración y basculando la pelvis, metiéndola cuando expulso, sacándola cuando inspiro.
Cuando después de tres horas dejamos de respirar es posible la salida del cuerpo, el vuelo del éxtasis, es posible un parón respiratorio natural donde se experimentan sentimientos grandiosos de amor impersonal.
En este trabajo largo de respiración siempre es posible encontrar los patrones repetitivos de nuestra personalidad, y liberarlos a través de la consciencia y comprensión física y emocional.
ESTAS PROPUESTAS DE RECAPITULACIÓN ESTÁN EXTRAIDAS DEL LIBRO "CABALGANDO AL DRAGÓN DEL VIENTRE" DE EMILIO FIEL