Las claves del maestro para manipular el tiempo. Ramtha

Las claves del maestro para manipular el tiempo. Ramtha

 

Nosotros reordenamos el pasado cada vez que manifestamos, cada vez.

Nunca os llevéis una bolsa llena de oro de Fort Knox. Eso sería robar. Pero siempre que queráis manifestar oro acuñado y que sea aceptado como divisa, tenéis que reordenar vuestro pasado y vuestra implicación en sucesos que acontecieron hace treinta, cuarenta o cincuenta años, y de repente vais a vivir un acontecimiento que os traerá ese oro. Y todos los libros de historia se escribirán de nuevo, y un día abriréis y veréis que sois una de las personas participantes. Por supuesto que eso no lo sabéis ahora, porque ésta aún tiene que reescribirse.

 

No podéis comprender del todo lo que se denomina el infinito con la mente del hombre, porque su capacidad de visualizarlo está restringida por su propia definición de las limitaciones. Pero, ¿qué es el vacío? Todos llegaron a experimentarlo. Todos regresaron a punto cero, algo que, algún día, espero con anticipación poder hacer con vosotros. Y ahora, habiendo dicho esto, hay algo que deberíais entender, que nosotros —vosotros y yo— somos un grupo de lo más excepcional. Somos excepcionales en el sentido de que es muy difícil para el humano ser Dios, es muy difícil, porque los sentidos toman el control, ya que nunca se han usado apropiadamente ni se ha aprendido apropiadamente cómo hacer conocido lo desconocido. Es muy difícil. Lo que yo enseño no es difícil porque, veis, vosotros ya lo lleváis dentro. Lo que es duro es la lucha entre vuestra humanidad y vuestra divinidad. Eso es lo que lo hace difícil.

 

Ramtha

 

Ramtha es una inteligencia extraordinaria de profunda sabiduría y amor. Es canalizado a través de una mujer llamada JZ Knight, que le permite usar su cuerpo para transmitir su mensaje a la humanidad. A través del cuerpo de JZ Knight, Ramtha ha dado cientos de audiencias por todo el mundo desde 1978.

RAMTHA es una colección de transcripciones extraídas de las grabaciones de estas audiencias.

 

Yo soy Ramtha, una entidad soberana que vivió hace mucho tiempo en este plano, llamado Tierra o Terra. En aquella vida yo no morí, sino que ascendí, porque aprendí a controlar el poder de mi mente y a llevarme mi cuerpo a una dimensión invisible de vida.

Al hacer esto, me di cuenta de la existencia de una libertad, una felicidad y una vida ilimitadas.

 

Ahora soy parte de una hermandad invisible que ama grandemente a la Humanidad.

Nosotros somos vuestros hermanos que oímos vuestras plegarias y vuestras meditaciones, y observamos vuestros movimientos.

 

Estoy aquí para recordaros una herencia que la mayoría de vosotros olvidó hace mucho, mucho tiempo.

 

Yo traigo a vuestro plano los vientos del cambio. Yo, y aquellos que me acompañan, estamos preparando a la Humanidad para un gran evento que ya se ha puesto en marcha.

 

Vamos a unir a todas las gentes de este plano, permitiendo al hombre ser testigo de algo magnifico y brillante, algo que le hará abrirse y permitir que el conocimiento y el amor fluyan a través de él.

 

No hay otra redención para la Humanidad que el reconocimiento de su divinidad.

Vosotros sois las semillas de esta realización.

 

RAMTHA

 


La clave del maestro para manipular el tiempo

RAMTHA

 

mensaje importante sobre la traducción

 

Este libro está basado en Ramtha Dialogues®, una serie de graba­ciones magnetofónicas de discursos y enseñanzas dados por Ram­tha. Ramtha ha elegido a una mujer americana, JZ Knight, como su único canal para repartir su mensaje. El único idioma que usa para comunicar su mensaje es el inglés. Su estilo de oratoria es muy par­ticular y nada común, por lo que a veces se puede malinterpretar como un lenguaje arcaico o extraño. Él ha explicado que su elec­ción de las palabras, su alteración de las palabras, su construcción de frases y orden de los verbos y los nombres, sus descansos y pau­sas en medio de las frases son todos intencionales, para alcanzar múltiples capas de aceptación e interpretación presentes en una audiencia compuesta por gente de gran diversidad de herencia cul­tural o clase social.

Para conservar la autenticidad del mensaje dado por Ramtha, hemos traducido este libro lo más cercanamente posible a las pala­bras originales y así permitir al lector que experimente las enseñan­zas como si estuviera presente. Si usted encuentra algunas frases que parecen incorrectas o extrañas de acuerdo con las formas lin­güísticas de su idioma, le aconsejamos que lea esa parte de nuevo tratando de captar el significado que hay detrás de las palabras, en lugar de simplemente criticar la construcción literaria. También le aconsejamos comparar y usar como referencia la obra original en inglés publicada por JZK Publishing, una división de JZK, Inc. para más claridad. Nuestros mejores deseos. Disfrute su lectura.

 

 

Índice

 

Introducción    

1. UNA PERSPECTIVA DESDE EL OTRO LADO

2. A LA LUZ DE TODA LA ETERNIDAD ¿CUÁNTO VALE ESTE MOMENTO?

3. DESINTEGRACIÓN: EL ARTE DE LA METAMORFOSIS

4. REORDENAR NUESTRO PASADO CADA VEZ QUE MANIFESTAMOS

5. VIAJAR EN EL TIEMPO: CAMBIAR EL PASADO Y EL FUTURO

6. LA CLAVE DEL MAESTRO: SOBREPONER LA IMAGEN MENTAL

 

 

 

 

 

 

 

 


Introducción

 

En otras palabras, el quid de todo su enfoque consiste en venir aquí y enseñaros a ser extraordinarios.

 

No es necesario que os levantéis. Mi nombre es JZ Knight y soy el verdadero dueño de este cuerpo. Bienvenidos a la Escuela de Iluminación de Ramtha, sentaros. Gracias.

De modo que vamos a comenzar diciendo que Ramtha y yo somos dos personas diferentes, dos seres diferentes. Tenemos un elemento de la realidad en común que por lo general es mi cuerpo. Yo soy bastante diferente a él. Aunque de alguna manera nos podamos parecer, realmente no nos parecemos.

¿Qué os voy a decir? Veamos. Durante toda mi vida, desde que era pequeña, he oído voces en mi cabeza y he visto cosas maravillosas que para mí, en mi vida, eran normales. Y fui lo suficientemente afortunada de tener una familia o una madre que era un ser humano con muchas habilidades psíquicas y que, en cierto modo, nunca condenó lo que yo estaba viendo. Y tuve experiencias maravillosas durante toda mi vida, pero la experiencia más importante fue que yo tenía este amor tan profundo hacia Dios, y había una parte de mí que entendía qué era aquello. Más adelante en mi vida fui a la iglesia e intenté entender a Dios desde el punto de vista de la doctrina religiosa y tuve muchas dificultades con ello porque estaba en conflicto entre lo que sentía y sabía.

Ramtha siempre ha sido una parte de mi vida desde que nací, pero yo no sabía quién era o qué era; sólo sabía que había una fuerza maravillosa que caminaba conmigo, y cuando tenía problemas —en mi vida tuve mucho dolor mientras crecía— siempre tenía experiencias extraordinarias con este ser que me hablaba. Y podía oírle tan claramente como os podría oír a vosotros si tuviéramos una conversación. Él me ayudó a entender muchas cosas en mi vida de un modo que iba más allá del ámbito normal de lo que sería un consejo de alguien.

No fue hasta 1977 cuando él apareció ante mí en mi cocina, un domingo por la tarde, mientras estaba haciendo pirámides con mi marido; estábamos deshidratando comida, pues éramos muy aficionados a hacer excursiones, acampar y todo lo relacionado con ello. Entonces yo me puse una de aquellas cosas tan ridículas en la cabeza, y del otro extremo de mi cocina surgió esta maravillosa aparición que medía siete pies de altura; era brillante y maravilloso, y un poco austero. Tú no esperas sencillamente que a las dos y media de la tarde se te aparezca algo así en la cocina. Nadie puede estar nunca preparado para esto. Y de este modo, Ramtha, en aquella ocasión, realmente hizo su aparición evidente para mí.

Lo primero que le dije —y yo no sé de dónde salió— fue: "Eres tan hermoso. ¿Quién eres tú?"

Su sonrisa es como un sol. Él es extraordinariamente bien parecido. Él me dijo: "Mi nombre es Ramtha el Iluminado y he venido para ayudarte a salir del bache". Siendo una persona tan simple como soy, mi reacción inmediata fue mirar al piso porque pensé que quizá le había pasado algo, o iba a caer una bomba; realmente no sabía.

Y fue a partir de ese día que él se convirtió en algo constante en mi vida. Durante aquel año de 1977 sucedieron muchas cosas interesantes, y eso es decir poco. Mis dos hijos pequeños llegaron a conocer a Ramtha en aquellos días y a experimentar algunos fenómenos increíbles, del mismo modo que mi marido.

Más adelante, en ese mismo año, después de haberme enseñado y haber tenido algunas dificultades diciéndome lo que era y yo entendiéndolo, un día me dijo: "Te voy a enviar un mensajero que te traerá una colección de libros; léelos y entonces sabrás quién soy". Uno de esos libros se titulaba Vida y enseñanza de los Maestros del lejano Oriente (Life and Teaching of the Masters of the Far East. De Vorss & Co. Publishers, 1964). Lo leí y comencé a entender que Ramtha era uno de esos seres, en muchos aspectos. Y aquello me sacó de alguna manera de la tendencia a categorizar: "eres Dios o eres el diablo," que me había invadido en esa época.

Y cuando finalmente llegué a entenderle, él pasó largos momentos paseando en mi sala; ese ser hermoso que medía siete pies se puso cómodo en mi sofá, sentándose, hablándome y enseñándome. Algo de lo que no me di cuenta en aquel entonces fue que Ramtha ya sabía todas las cosas que le iba a preguntar y cómo contestarlas. Pero yo nunca supe que él sabía eso.

De este modo, desde 1977 él ha tratado conmigo pacientemente como si fuera Dios, al permitirme preguntarle no sobre su autenticidad, sino sobre cosas referentes a mí, enseñándome, llamándome la atención cuando quedaba atrapada en el dogma o en la limitación, llamándome la atención justo a tiempo, enseñándome y ayudándome a superarlo. Y yo siempre decía: "Sabes una cosa, eres tan paciente, creo que es maravilloso que seas tan paciente". Ramtha simplemente se reía y decía que tenía 35.000 años, que qué más puedes hacer en todo ese tiempo. Así que no me di cuenta de que él sabía lo que le iba a preguntar hasta hace aproximadamente unos diez años, por eso era tan paciente. Pero como el distinguido maestro que es, me dio la oportunidad de tratar estas cosas en mi interior y después me concedió la gracia de hablarme de una manera que no era presuntuosa y que, como haría un verdadero maestro, me permitiría llegar a las comprensiones por mí misma.

Canalizar a Ramtha desde finales de 1979 ha sido toda una experiencia, porque cómo te vistes para él... Ramtha mide siete pies y lleva dos túnicas que siempre le he visto lucir. Aunque sean las mismas túnicas, son realmente hermosas y nunca te cansas de verlas. La túnica de abajo es blanca como la nieve y le llega hasta donde creo que están sus pies. Tiene otra que lleva por encima, es de un color púrpura hermosísimo. Debéis entender que yo he visto muy de cerca la tela de estas túnicas y no es realmente tela. Es algo así como luz. Y aunque la luz les dé una transparencia, se entiende que lo que lleva puesto es algo real.

El rostro de Ramtha es de color canela y esa es de la mejor forma en que puedo describirlo. No es realmente ni marrón ni blanco, tampoco es rojo; es como una mezcla de todos ellos. Tiene unos ojos negros muy profundos que cuando te miran sabes que realmente te están viendo. Tiene unas pestañas que son como las alas de un pájaro y que le llegan hasta las cejas. Su mandíbula es cuadrangular, y su boca, simplemente hermosa; cuando te sonríe sabes que estás en el cielo. Tiene unas manos muy grandes, y dedos largos que usa elocuentemente para ayudar a expresar sus pensamientos.

Bueno, podéis imaginaros entonces cómo me sentía después de haberme enseñado a salirme de mi cuerpo, sacándome de él literalmente y arrojándome en el túnel, chocando con la pared de luz, rebotando y dándome cuenta de que mis hijos acababan de llegar de la escuela y que yo apenas había terminado de lavar los platos del desayuno; de que acostumbrarse a desaparecer en el tiempo de este plano era algo realmente difícil, y de que yo no entendía dónde iba ni lo que estaba haciendo. Por esta razón tuvimos muchas sesiones de práctica.

Podéis imaginaros que él llegue y os arranque de vuestro cuerpo y os mande hasta el techo y entonces os pregunte: "¿Qué te parece la vista que tienes ahora?" Y que después os arroje a un túnel —y quizá la mejor manera de describirlo sería que es como un agujero negro en el próximo nivel—: golpear la pared blanca y sufrir amnesia.

Además, tenéis que entender que él me hacía esto a las diez de la mañana, y que cuando regresaba de la pared blanca eran las cuatro y media de la tarde. Era realmente un problema tratar de ajustarse con el tiempo que se había perdido. Tardó un buen tiempo en enseñarme cómo hacer eso y fue divertido juguetear, aunque absolutamente aterrador en algunos momentos.

Pero para lo que él me estaba preparando era para enseñarme algo a lo que yo ya había accedido previamente a esta encarnación, y que mi destino en esta vida no era simplemente casarme y tener hijos y prosperar en la vida, sino superar la adversidad y permitir que sucediera lo que estaba previamente planeado, y ello incluía una extraordinaria conciencia, lo que, por supuesto, él es.

Tratar de vestir mi cuerpo para Ramtha era un problema. No sabía qué hacer. La primera vez que tuve una sesión de canalización llevaba tacones y una blusa, creía que iba a la iglesia. Así es que os podéis imaginar, si disponéis de algo de tiempo para estudiarle, cómo se vería vestido con un traje y con tacones, que, por cierto, no se los ha puesto en su vida.

Supongo que la esencia que os quiero trasmitir consiste en que es realmente difícil hablarle a la gente —y quizá algún día yo llegue a hacer eso con vosotros, y a entender que habéis llegado a conocer a Ramtha, su mente, su amor y su poder— y cómo entender que yo no soy él, y que aunque estoy trabajando en ello con mucha diligencia, nosotros somos dos seres separados. Así que cuando me habláis a mí en este cuerpo, me estáis hablando a mí, y no a él. En algunas ocasiones, durante esta última década, esto ha sido un desafío para mí en los medios de comunicación, porque la gente no entiende cómo es posible que un ser humano pueda estar dotado de una mente divina y al mismo tiempo estar separado de ella.

Por lo tanto, quiero que sepáis que aunque veáis a Ramtha aquí afuera en mi cuerpo, es mi cuerpo, y su aspecto no es en absoluto como éste. Pero su apariencia en el cuerpo no disminuye la magnitud de quién y qué es. Y también deberíais saber que cuando hablamos, cuando empezáis a preguntarme sobre cosas que él ha dicho, es posible que yo no tenga ni idea de lo que me estáis hablando, porque cuando él deje mi cuerpo dentro de pocos minutos, me habré ido a un tiempo totalmente distinto y a otro lugar del que no tengo memoria consciente. Cualquiera que sea la duración del tiempo que él pase hoy con vosotros, para mí será probablemente entre tres y cinco minutos más o menos; cuando regrese a mi cuerpo, todo el tiempo de este día habrá pasado y yo no habré formado parte de él, por lo tanto no escuché lo que os dijo ni sé lo que hizo ahí afuera. Cuando regreso, mi cuerpo está exhausto y a veces me cuesta subir las escaleras para cambiarme y hacerme presentable para lo que el día, o lo que quede de él, me ofrezca.

También deberíais entender, como estudiantes principiantes, una cosa que se tornó obvia con el paso de los años, y es que él me ha enseñado muchas cosas maravillosas que supongo que la gente que no ha alcanzado a verlas ni siquiera podría soñar con ellas en sus sueños más descabellados. Yo he visto el universo veintitrés, he conocido a seres extraordinarios y he visto el ir y venir de la vida. En cuestión de segundos he visto a generaciones nacer, vivir y desaparecer. He estado expuesta a acontecimientos históricos que me ayudaron a entender mejor qué era aquello que debía saber. Se me ha permitido caminar junto a mi cuerpo en otras vidas y ver quién era y cómo era, así como ver la otra cara de la muerte. Estas son oportunidades preciosas y privilegiadas que en algún momento de mi vida gané el derecho de experimentar en esta vida. Hablar de ellas a otras personas me produce, en cierto modo, una desilusión, porque es difícil transmitir a la gente que nunca ha estado en estos lugares cómo son realmente. Y, como un narrador de cuentos, lo intento lo mejor que puedo, pero aún me quedo corta.

Pero yo sé que la razón por la que él trabaja con sus estudiantes, del modo en que lo hace, es porque Ramtha tampoco quiere eclipsar nunca a ninguno de vosotros. En otras palabras, el quid de su enfoque consiste en venir aquí y enseñaros a ser extraordinarios; él ya lo es. Y no consiste en que él produzca fenómenos. Si él os dijo que os iba a enviar mensajeros, os van a llegar en cantidad. Tampoco se trata de que él realice trucos enfrente de todos vosotros; eso no es lo que él es. Esas son herramientas de un avatar, de un gurú que necesita ser adorado; y con él ese no es el caso.

Lo que sucederá entonces es que él os enseñará, os cultivará y os permitirá crear los fenómenos, y vosotros seréis capaces de hacerlo. Y un día, cuando seáis capaces de manifestar al daros la señal y seáis capaces de dejar vuestro cuerpo, capaces de amar... —cuando a los ojos del interés humano es imposible hacer todo eso—, un día él se presentará en vuestra vida, porque estáis listos para compartir lo que es. Y lo que él es, será simplemente aquello en lo que os vais a convertir. Y hasta entonces él se mostrará diligente, paciente, con entendimiento, conocedor de todo y de cada cosa que necesitemos saber para poder aprender a ser eso.

Y lo que sí os puedo decir es que si os ha interesado lo que habéis oído en su presentación, y estáis empezando a amarlo aunque no podáis verle, eso es una buena señal, porque quiere decir que lo que era importante en ti es que tu alma te urgía a desenvolverte en esta encarnación. Puede que eso vaya en contra de tu red neuronal; puede que tu personalidad discuta y mantenga un debate contigo, pero vas a aprender que ese tipo de lógica es realmente transparente cuando el alma te impulsa hacia una experiencia.

Y si esto es lo que queréis hacer, vais a tener que ejercitar la paciencia y el enfoque y vais a tener que hacer el trabajo. El trabajo al principio es muy duro, pero si tenéis la tenacidad de seguir con él, entonces puedo deciros que un día este profesor os va a dar la vuelta completamente. Un día seréis capaces de hacer todas esas cosas extraordinarias que los maestros que habéis escuchado en mitos y leyendas tienen la capacidad de hacer. Seréis capaces de hacerlas porque ese es el camino. Y en última instancia, esa habilidad es, singularmente, la realidad de un Dios despertando en forma humana.

Ahora bien, este es mi camino y ha sido mi camino durante toda mi vida. Si no hubiera sido importante y no hubiera sido lo que ha sido, no estaría viviendo en el olvido la mayor parte del año, en beneficio de unas pocas personas que vienen a tener una experiencia de la Nueva Era. Esto es mucho más grande que una experiencia de la Nueva Era. Y también debería deciros que es mucho más importante que la habilidad de meditar o de practicar el yoga. Esto consiste en cambiar la conciencia a lo largo de nuestras vidas en cada punto y en ser capaces de descolgar y dejar de limitar nuestras mentes para que seamos todo lo que podemos ser.

También deberíais de saber que otra cosa que he aprendido es que sólo podemos demostrar lo que somos capaces de demostrar. Y que si dijerais: "Bueno, ¿qué es lo que me está bloqueando y no me permite hacer eso?"... el único bloqueo que tenemos está en nuestra falta de rendición, nuestra habilidad para rendirnos, nuestra habilidad para permitir y nuestra habilidad para apoyarnos a nosotros mismos, incluso ante nuestra duda neurológica o la duda de nuestra red neuronal. Si os podéis apoyar en medio de vuestra duda, abriréis la brecha, porque ese es el único bloqueo que hay en vuestro camino. Y un día vais a hacer todas estas cosas y vais a ver todas las cosas que yo he visto y que se me ha permitido ver.

Así es que sólo quería salir aquí hoy, mostraros que existo y que amo lo que hago. Espero que estéis aprendiendo de este profesor y, lo que es más importante, que sigáis con él.

 

JZ Knight

 

I - Una perspectiva desde el otro lado

 

Saludos, mis hermosos maestros. Yo os saludo, desde el Señor Dios de mi ser al Señor Dios de vuestro ser, y os doy la bienvenida. Brindemos. Hermoso, hermoso, hermoso.

 

Oh mi amado Dios,

He iniciado esta marcha.

Estoy aprendiendo

Con más intención

Sobre mis orígenes,

Mi poder,

Y mi propósito.

Oh mi amado Dios,

Me he reunido aquí con espíritus afines

Para seguir en esta marcha.

Yo te digo,

Que aquello en lo que enfoque,

Aceptaré.

Oh, Dios mío,

Arranca el velo

Que me separa

De lo que tú eres,

Por siempre

Siempre

Y para siempre.

Que así sea.

¡Por la vida!

 

Un día tuvimos un recuento de todas las naciones pre­sentes, y había de todas partes menos de este lugar. Y a pesar de lo que se denomina la barrera del idioma y la barrera cul­tural, todos se sentían en casa aquí, todos entendieron e hicieron el trabajo estupendamente. Y nunca tuve que sacar­los de los baños o de los arbustos o de sus autos, porque ellos habían venido desde muy lejos y habían pasado por mucho. Eran verdaderos peregrinos, y siempre el verdadero peregri­no es aquel que dejará su humanidad en beneficio del apren­dizaje.

Ahora, en este año de vuestro calendario ha habido varios estudiantes de entre vosotros que han dejado este plano, y lo han dejado con dignidad y coraje, con dignidad y valor. Pero aquellos que se fueron ya estaban en camino, pues sus enfer­medades se habían vuelto algo integrado en su pensamiento. Y por mucho que lo intentaron —e hicieron un gran esfuer­zo—, ese esfuerzo, y así fue, se convierte en sabiduría en el otro lado. Quiero que sepáis que no hay ni uno de los míos que abandone su cuerpo para siempre y que no se reúna con­migo, así es que todos se han reunido conmigo, y yo con ellos. Y para su gran sorpresa, yo existo. Y no hubo miedo; sólo hubo un amor indescriptible. Y ellos abandonaron esos cuerpos deteriorados y enfermos. Y no hubo ni uno de ellos que estuviera herido espiritualmente, y para esto es para lo que queremos trabajar.

Y en su revisión, yo estuve con ellos. Y nos reímos. Ellos lloraron y yo reí, porque cuando hubo terminado, cuando toda su energía se había agotado y ellos vieron donde lo podían haber hecho mejor, y vieron que perjudicaron a otros en su vida, para su gran sorpresa, habían llegado a la paz absoluta. Algunos, dos en particular, aún se aferraban al sufrimiento de sus cuerpos y a la culpa por otras personas, pero llegaron a ver eso y entendieron que el sufrimiento no es algo que nos infligen los demás. Es una aceptación del que sufre. Llegaron a entender eso, y cuando lo hicieron, eso fue todo lo que se tenía que liberar.

De este modo, mientras transcurría su drama —y quiero que sepáis esto— llegaron a ver cada tarjeta que hicieron, cada una, y se vieron a sí mismos en el campo, vieron sus sueños, y como premio llegaron a ver lo que esos pen­samientos crearon para ellos como potenciales, algo que nadie alcanza a ver. Aquello fue superior, porque ahora tienen la oportunidad de aceptar esos potenciales como sabiduría si desean regresar, y pueden vivirlos en su próxima vida.

Lo que todos llegaron a ver, y que ningún otro ha visto, es que su mayor deseo no fue ver a su Dios, porque- su Dios estaba presente, sino ver a una vasta nada. Y de este modo levantamos la pantalla, trajimos la ventana y ellos pudieron ir hacia el vacío. Eso es algo sublime. No podéis comprender del todo lo que se denomina el infinito con la mente del hom­bre, porque su capacidad de visualizarlo está restringida por su propia definición de las limitaciones. Pero, ¿qué es el vacío? Todos llegaron a experimentarlo. Todos regresaron a punto cero, algo que, algún día, espero con anticipación poder hacer con vosotros.

Quiero que sepáis que ellos ahora están estudiando más. Están en un gran retiro. ¿Y qué están estudiando? Están estu­diando los libros de su propia limitación, las leyes que ellos inventaron aquí, y todas aquellas cosas que no pudieron supe­rar. Y no es un estudio difícil, no lo es con la preparación que tienen. Esta semana han sido invitados a observaros, y estoy seguro de que tal vez veáis a alguno de ellos, porque ésta es la gran escuela que ellos amaron, y entienden su significado.

Y ahora, habiendo dicho» esto, hay algo que deberíais entender: que nosotros —vosotros y yo— somos un grupo de lo más excepcional. Somos excepcionales en el sentido de que es muy difícil para el humano ser Dios; es muy difícil, porque los sentidos toman el control, ya que nunca se han usado apropiadamente ni se ha aprendido apropiadamente cómo hacer conocido lo desconocido. Es muy difícil. Así que a todos vosotros que habéis viajado hasta aquí, sin importar vuestras excusas, ello dice mucho de vosotros, y deberíais saber que realmente esta escuela no es tan difícil. Lo que yo enseño no es difícil porque, veis, vosotros ya lo lleváis den­tro. Lo que es duro es la lucha entre vuestra humanidad y vuestra divinidad. Eso es lo que lo hace difícil.

El que hayáis regresado aquí a trabajar en el espíritu de este grupo es maravilloso, hermoso. Es hermoso porque cada vez que trabajamos en los campos de Dios esto marca una di­ferencia en vuestras vidas. Para algunos de vosotros es una diferencia que dura cinco minutos, y quizá a lo largo de todo este retiro sólo habréis cambiado por cinco minutos. Ahora bien, a mí me gustaría que fuera bastante más que eso, pero si todo lo que podéis conceder en rendición total son cinco minutos, lo tomaré. Pero en cinco minutos, y así es en verdad, cambiáis en entendimiento, en compasión y en visión, y esto produce una marcada diferencia en vuestra propia vida. Tal vez hayamos ablandado el filo del juicio crítico. Donde antes vuestro juicio tenía un filo agudo y bien definido, quizá los cinco minutos que aprendisteis aquí, por ejemplo, lo afilaron aún más porque eso es lo que necesitabais. Nuestro máximo juicio es siempre hacia nosotros mismos. Así, cuando llegas a ser más comprensivo contigo mismo, encuentras que cuan­do sales de aquí te llevas eso contigo en forma de realidad. La realidad se expande por eso mismo, y ese filo agudo se ablan­da para todos aquellos con los que regresas.

Esto es una bendición, mi querida gente. Es una bendi­ción. No es algo que la gente intente hacer, es algo que debería aflorar naturalmente. Y de la única manera que flore­cemos naturalmente es cuando nosotros mismos nos hemos adueñado de esto. Ser de cualquier otra manera es ser artifi­cial y postizo. La razón por la que estamos aquí, y a lo que todos aspiramos es a ser Dios naturalmente —no a ser Dios artificial o convenientemente, porque ello te dé una gran con­versación, o seducción, o porque haga que te veas muy ele­vado; todo eso es postizo—; esa es simplemente la naturaleza de la entidad. Eso es lo que queremos hacer.

Ahora, eso marca una diferencia. Si tú mueres ahora y te vas donde tus estudiantes y compañeros ya han ido, verás esos cinco minutos en tu vida, y tu alma se regocijará; tu espíritu se alegrará. Lo que te pondrá triste será ver donde fuiste demasiado holgazán, demasiado humano para que se te molestara con cualquier otra cosa. Eso te pondrá tremenda­mente triste, porque podrás ver qué fácil era simplemente haber renunciado al prejuicio del yo. Y el dejarlo ir es lo que se llama la rendición, y en su lugar viene la belleza, florece. Entonces es natural. Esos cinco minutos los celebraréis en el otro lado.

 

II - A la luz de toda la eternidad,  ¿cuánto vale este momento?

 

Ahora, yo le enseñé a mi hija un dicho muy importan­te que le ayudó tremendamente a atravesar tiempos muy turbulentos, y os voy a decir lo miso. Cuando estéis haciendo algo, o hablando sobre alguien, o estéis en medio de algo y estéis siendo retados, el instinto es regresar a vuestra humanidad, a vuestro pasado, y rebelaros desde ese lugar. Pero yo le dije a ella: "Hija, a la luz de toda la eterni­dad, ¿cuánto vale este momento para ti?" Un maravilloso mé­todo para calibrar, porque cuando ella se preguntó eso mis­mo, tenía dos opciones. Ella podía tomar una decisión para esta vida y para que el momento apaciguara el momento, o ella podía tomar la decisión a la luz de toda la eternidad de que no importaba cuándo fuera revisado, siempre habría dig­nidad, nobleza y alegría en esa decisión, sin importar lo difí­cil que fuera aquí. Y quiero que aprendáis el mismo proceso. A la luz de toda la eternidad, ¿cuánto vale este momento? Ahora, ese es el aprendizaje de un verdadero maestro, un ver­dadero maestro en la piel de un ser humano, porque esa piel se puede volver muy gruesa, y puede hacer muchas cosas para tratar de sobrevivir y comprometer sus valores, su noble­za y su justicia en beneficio de un solo momento. Pero ese momento durará toda la eternidad.

Bien, esto es lo que os quiero decir. Todos tenéis hermanos y hermanas que ya han muerto y han tratado con lo que vosotros estáis tratando ahora, todos ellos —no sois únicos—, y ellos nunca lo harían a tu manera otra vez. Pero la prueba es vuestra, porque ahora tenéis la oportunidad y el conocimiento para vivir eternamente en este cuerpo y nunca tener que morir. Ya está dentro de vosotros. Y lo que va a poner a fun­cionar el mecanismo es que ya es natural en vosotros, y del único modo que traemos una aceptación natural es dominan­do la falta de actitudes que nos impiden esa aceptación.

Somos privilegiados, vosotros y yo, pero ambos nos basa­mos en un sueño que tuve hace mucho tiempo, hace 35.000 años. Y a la luz de toda la eternidad, estoy soñando ese sueño ahora, porque ahora tengo la visión de ver lo que antes no podía ver como hombre común, y soñarlo hasta la realidad. Deberíais de saber ahora que este curso es un evento extraor­dinario, y no todos lo serán, y otorgaos el placer de recono­cer que pudisteis llegar hasta aquí, y que era lo suficientemente importante como para que regresarais.

Ahora, hay algo que también quiero que reviséis: ¿Regresasteis porque era requerido y por lo que vuestros ami­gos pensarían de vosotros si no estuvierais aquí —bien, si podéis resistir echarle un vistazo a esto, quiero que lo hagáis—, o estáis aquí porque vuestra alma y vuestro Espíritu os han inspirado a estar aquí, pues no debería de haber otro lugar en el mundo sino éste? Y vais a tener que complicar esto un poco con excusas, pero quiero que os deshagáis de ellas y simplemente os hagáis esa pregunta, porque, si lo hacéis, entonces sabréis hasta dónde vais a aprender en este retiro y hasta dónde no vais a aprender. Si no queréis estar aquí, porque se supone que tenéis que estar, no lo vais a hacer muy bien y quizá sólo vayamos a conseguir cinco minutos de inspiración y entrega por parte vuestra. Pero, aquellos de vo­sotros que queréis estar aquí, creceréis magnánimamente.

Cuando hagáis la transición de este plano, quiero que todos vosotros seáis mis guerreros de antaño y mis maestros de lo nuevo, que seáis dignos y tengáis el valor de mirar a cada cosa en vuestra vida —y no hay nada sagrado, no exis­ten las mentiras sagradas—, y que aquellos de vosotros que decidan quedarse, os quedéis para marcar una diferencia; vais a tener que superar vuestros prejuicios, vuestras actitudes y vuestra holgazanería para llegar hasta ahí. Pero vale la pena la jornada.

También deberíais saber que esto no es un evento reli­gioso —uno nunca debe separar su Espíritu de la vida coti­diana, porque sin el Espíritu no hay vida cotidiana—, y que no debéis estar aquí porque esto sea vuestra obligación religiosa. Si pensáis bajo esos cánones, nunca obtendréis el be­neficio que esta escuela realmente os está ofreciendo aquí. Estoy tratando de transformaros para que dejéis de ser gente débil, egocéntrica, ignorante, abusiva, egoísta y supervivien­te. Estoy tratando de transformaros en algo que ya está ahí: un ser humano absolutamente exorbitante, ilimitado y mani­festante, dotado de poder únicamente por el Espíritu Santo.

¿Y eso qué quiere decir? Yo no os estoy preparando para que vayáis a los monasterios o para que seáis misioneros. No os estoy preparando para que seáis ascetas de la vida y que viváis en las montañas, lejos de cualquier ser humano. No os estoy preparando para que viváis en harapos. No es que tengáis que dejar cualquier cosa que valga la pena. No vais a dejar nada que se pueda comparar a lo que vais a obtener a cambio. Quiero que tengáis todo, porque no es hasta que reconoces la total carencia de todo cuando llegas a ser un maestro, y todas esas cosas ya no te poseerán nunca más.

No os estoy preparando para ser gente espiritual. Os estoy preparando para ser dioses —hay una gran diferencia— y mi intención es que viváis en abundancia, llenos de belleza y de poder. Yo os preparo para que salgáis al mundo y disfrutéis de todo lo que nunca antes habíais disfrutado y ahora tenéis el poder de hacerlo. ¿Crees que estás viviendo una buena vida? Estás viviendo una vida aburrida, aburrida. ¿Piensas que acostarse con alguien diferente cada noche es algo emo­cionante? ¿Piensas que ir a las discotecas es emocionante? ¿O que cómprate unas cuantas ropitas nuevas de cien por ciento algodón es algo emocionante? Entonces eres alguien vulgar con quien tener una cita. ¿Eso es todo lo que tienes?

Ahora bien, cuando aprendáis esto, no os tendréis que preocupar sobre el dinero, porque aprenderéis el arte de me­teros la mano en el bolsillo y sacarlo. No tendréis que preocuparos si es de cien por ciento algodón. Hagamos algo realmente exorbitante; podríamos tejer un poco de luz en una prenda de cien por ciento poliéster. Vais a aprender cómo hacerlo. ¿Y quién quiere tener una cita con alguien de este plano? El universo veintitrés tiene unas bellezas extra­ordinarias. ¿Por qué no pasar la tarde con un Dios o una Diosa?

Este es el punto en cuestión: que esta escuela no consiste en ser un mártir. Oh, no, yo nunca fui un mártir, ni tú deberías querer ser mártir. Es un lugar muy bajo y limitado en donde estar. Simplemente estás muerto. Ese es el único lugar acep­table en donde estás. No, quiero que seáis gente poderosa. Quiero que sepáis que hay una verdad en la mecánica cuánti­ca, que el observador es responsable de la realidad. Ahora bien, ¿qué clase de realidad? Bien, será equiparable a lo que piense el observador. Y si el observador está pensando que no es posible, entonces no habrá realidad posible, y esa es la realidad. ¿Lo entendéis? Quiero que sepáis que podéis exten­der vuestra mano y manifestarlo ahí. Quiero que sepáis que podéis poner vuestra mano en el bolsillo y sacar unos cuan­tos de esos "verdes", o rojos, u oro, podéis tener cualquier cosa, porque no hay ninguna ley que os impida tenerlo. Ese es el gran mensaje.

Cuando eres maestro de esta escuela, puedes estar en un banquete con los maestros. Cuando eres maestro de esta es­cuela, no tienes que esperar a que un avión te traiga aquí; puedes estar aquí en un momento. ¿Es posible? Tan posible que hasta da miedo. ¿Cuánto tiempo me tomaría? Bien, ¿cuánto crees?

Estoy aquí para enseñaros que no se trata de ser una per­sona religiosa. Se trata de ser Dios, la máxima experiencia, y de ser capaces de tener el poder de adueñarnos de todo y de hacer esas cosas que apenas puedes soñar que haces para que un día esto ya no sea importante. ¿Entendido? Entonces, siga­mos. No podemos seguir adelante si esto te pesa. Así es que no soy indiferente a vuestras necesidades. No soy indiferente a vuestro sentido de autoridad y soberanía, eso viene con lo que os estoy enseñando. Quiero que sepáis que no estáis mal­gastando vuestro tiempo siendo un monje cuando estáis aquí. Vais a ser fabulosos en cada aspecto de vuestro semblante, y vuestro estandarte ondulará magníficamente en vuestras ban­das, y os reuniréis con todos los grandes, no con los medio­cres. ¿Entendéis?

Y si lo sabéis, cambiad entonces vuestra actitud sobre este trabajo. Antes que nada vedlo como algo que os estimu­la y da conocimiento, que permite la aceptación para que se materialice, que es el estímulo para vivir en el mismo cuerpo para siempre, y que os alienta a definir la riqueza en el momento, y si en el momento siguiente no la queréis, lo podéis definir. Pero os da las opciones, en eso consiste ser Dios. Te da la oportunidad de ser joven y viejo, o justo en medio, y te da la opción de estar sano o enfermo, cualquiera que escojas. Pero deberías de ser maestro de todas ellas. Y deberías de experimentar todo lo que se presente en tu camino hasta que lo domines, pues eso añadirá a la riqueza de tu perspectiva como el observador. ¿Cuántos de vosotros entendéis?

Así que no vengáis aquí pensando que os habéis perdido de algo. No os habéis perdido de nada. Venid aquí sabiendo que vais a aprender —al máximo potencial de vuestra habi­lidad— el arte de cómo manipular campos de energía en vuestra vida, con el conocimiento para entender ese proceso. Y con eso deberíais ser todo oídos, total atención y total par­ticipación. Esto debería eliminar el aspecto de que "tengáis que estar aquí." Y deberíais decir: "Quiero estar aquí, porque cuando lo haga entenderé todo."

Ahora, podéis sentaros aquí y discutir vuestras limita­ciones. Podéis decir: "Bueno, es que aún no lo he hecho tan bien", pero tampoco escuchaste muy bien, ni participaste con una entrega total. Participaste con resentimiento. ¿Crees que deberías tenerlo todo ahora sin que esto conlleve evolución de ningún tipo? Así no funciona esto. Se supone que debes tener todo, pero también que debes experimentarlo, y eso es algo así como las "escaleras al cielo." Cada experiencia enri­quece el siguiente paso, nos permite ver el siguiente paso, visualizarlo para que se pueda manifestar, y a partir de ahí seguir hacia arriba.

Si tú has aceptado el estado de tus actitudes, pobre de ti, porque habrás compartido únicamente las migajas del reino de los cielos, no su tesoro. ¿Y qué diremos cuando llegues a la luz? Bien, simplemente estabas demasiado cansado, o no era aceptable para ti o no tuviste el tiempo suficiente. ¿Qué tipo de excusa va a ser esa a la luz de toda la eternidad? ¿Y quién va a encontrar una explicación lógica y racional a que tú no tuviste el tiempo de participar y aprender la habilidad de ser un Dios manifestador? ¿No tienes tiempo para eso?

Eso es lo que os quiero enseñar a aquellos de vosotros que estáis en el grupo del "Boktau". Es posible conseguir cualquier cosa que queráis. No hay nada que diga que no podáis poseer, os lo prometo, y el único que discutirá por qué no puedes tenerlo serás tú.

Así que vamos a trabajar diligentemente y con total par­ticipación en el concepto de la carencia y todas sus ramifica­ciones —falta de participación, falta de motivación, falta de deseo—, y en esa carencia entran la excusa de la rebelión. Y vamos a eliminarla y a trabajar por el máximo premio: el fin manifestado, la aceptación del fin manifestado. Se necesita un cerebro con claridad para lograr eso, y un cuerpo con cla­ridad. Y la actitud lo es todo. Además, os quiero a todos cura­dos, quiero que os curéis. Sólo es actitud.

 

III - Desintegración: el arte de la metamorfosis

 

¿Qué sucede con todos esos días que son el bostezo silen­cioso de un vacío, cuando todos los depredadores de la carencia empiezan a mordisquearos los talones? ¿Qué hay de esos días donde no pasa absolutamente nada con vues­tra manifestación? ¿Qué son esos días? Yo os diré lo que son. La oruga está en ese capullo, y sólo se desintegrará cuando deje de pensar como una oruga, porque para poder recoagularse debe de pensar como una oruga. Y cuando no piensas como una oruga durante los días que estás en el capullo, tu cuerpo se desintegra. Si no duermes en cuarenta y ocho o se­tenta y dos horas, tu cuerpo comienza a desintegrarse, enton­ces tienes que tener sueños para que éste se reforme. Si la oruga ya no piensa lo que es ser una oruga, su cuerpo se des­integra, y así lo hará el vuestro. ¿Qué sucede cuando se está desintegrando el cuerpo de la oruga? Que también lo está ha­ciendo su realidad. ¿Qué es su realidad? Estar apegado a la tierra con todos sus brazos, comiendo hojas verdes y siendo devorada por los depredadores. Es vulnerable. Pero cuando deja de ser la oruga, y ni siquiera lo piensa o lo sueña, su cuerpo se desintegra. Es un hecho natural. Y con eso desintegra la tendencia a estar en la realidad de la oruga, y comien­za a soñar con la mariposa.

Ahora, esto es lo que deberíais saber acerca de vuestras manifestaciones: cuando seguís trabajando y enfocándoos en ellas en lugar de vuestras carencias, lo que ocurrirá es que éstas se disolverán, y con ellas toda la realidad que está invo­lucrada con la carencia. Ésta también se disolverá.

Hay una etapa en la que el cuerpo se disuelve en una especie de gelatina verde, muy oscura y espesa. Ved esto como la noche oscura del alma. ¿Y por qué sucede esto? Ob­servad que cuando dejáis de pensar en la carencia, cuando de­jáis de ser castigados, cuando dejáis de añorar esa vida ante­rior y no pensáis igual, entonces también os disolvéis, así como la realidad que formaba parte de ella. Y ahora llega el lugar de la desintegración: en la desintegración no ocurre nada; todo se derrite. Lo que es importante es que estás en un estado transitorio, un estado de espera. Y como eres ignoran­te y no conoces algo mejor —y estamos tratando de cambiar eso— el pánico se apodera de ti. Hay un estado de no-estado. Ese es el estado de desintegración. ¿Me estáis escuchando? Igual que en la naturaleza, es así hasta que se re-forma.

Esto es lo que aún no habéis aprendido: que para ser el Dios debes disolver al humano; para ser fabulosamente rico debes disolver tu fabulosa carencia. Para obtener cualquier cosa debemos disolver todo lo anterior, y eso lo hacemos pensando únicamente lo que deseamos ser, y no lo que ya fuimos. Y eso debe ser una constante. Yo os he enseñado a hacer eso con la lista, que es larga y toma tiempo. Hay una razón para que sea larga y os tome tiempo. Os he enseñado eso con la disciplina del enfoque. Os he enseñado eso con las tarjetas. Os he enseñado a manteneros en el estado del "Yo Soy", esperando la desintegración.

Disolución significa que has salido de ahí y te estás cayen­do del precipicio, no está sucediendo nada — ¡no está suce­diendo nada!— y tú te asustas, porque en ese miedo tu huma­nidad quiere que te retires y te coagules de nuevo, que coagu­les nuevamente tu antiguo modo de pensar. ¿Cuántos de vo­sotros lo entendéis? "Regrésate y empieza a pensar racional­mente." Eso es lo que te está diciendo. "Ríndete. Esto no es más que un sueño. Te ha puesto en peligro." ¿Qué es lo peor que podría pasarte? Quiere que retrocedas. Es un poco como la oruga en estado de desintegración, sintiéndose que flota li­bremente pero a la vez nerviosa, porque ha soñado con la mariposa pero todavía no es una mariposa; ella siente que no es nada. Ahora, ¿no te daría eso un poco de miedo? Sería como si la oruga dijera: "Bueno, este no es un estado que me guste; es demasiado extraño", así que comienza a pensar en lo que solía hacer, y la desintegración se detiene para ser nuevamente la oruga. ¿Lo entendéis? Así es que ella vuelve a coagular el pasado, ¿no es así?, en lugar de seguir avanzando para convertirse en el sueño.

En vuestra vida va a haber una pausa. Y cada uno de vosotros le llama a eso el periodo de prueba, pero, ¿sabes?, realmente no hay nadie que te esté poniendo a prueba. Tú eres Dios, y esto no se trata de una prueba. Los humanos piensan que es una prueba, porque ellos lo ven todo en tér­minos de castigo y fracaso. Esto no es una prueba. Esto es la quietud. Y en ese momento de no estar en ningún lugar se nos están dando las opciones de seguir adelante con el sueño que traerá a la mariposa, o podemos retroceder porque necesita­mos esa seguridad; y retrocedemos y pensamos del modo que solíamos hacerlo, porque por lo menos hay seguridad en eso.

Os he enseñado a todos que al cerebro le encantan los há­bitos. No importa lo que sean, le encantan los hábitos. No importa lo destructivos que sean, al cerebro le encantan porque son un estado de soberanía en el que se puede depender. Se puede depender más de los hábitos que de los maridos o las mujeres. ¿Lo entendéis? Por eso es por lo que regresáis a ellos, porque son predecibles.

Vuestra humanidad tiene que extenderse hasta el punto que entienda que está en un lugar imaginario, y que no regre­sará para recoger viejos hábitos aunque ello signifique un estado de seguridad. ¿Cuántos de vosotros entendéis eso? Pero tenéis que estar en ese lugar. Visualizar en vuestra mente que está ocurriendo una desintegración — ¿estáis escuchan­do?— una desintegración. Ahora, pensad en ella de este modo. Antes de que pueda emerger la mariposa tiene lugar una desintegración completa de casi toda la oruga, excepto de su cerebro y su espíritu. El cerebro se transforma cuando piensa solamente como si fuera la mariposa, porque ese es el sueño. El sueño es la nueva red neuronal. De este modo todo lo viejo en lo que se tenía que pensar antes ya no se piensa, y entonces se disuelve.

Vedlo de este modo. No se os está poniendo a prueba; estáis en un estado de desintegración. Y si seguís retroce­diendo y tratando de recoagular vuestras viejas actitudes, vais a permanecer más tiempo en ese estado, porque estáis regre­sando y tratando de recoagular un pensamiento pasado mien­tras todo lo demás se está tratando de disolver. A esto se le llama desintegración grumosa, es algo muy grumoso.

Ahora, eso es fácilmente probable en la biogenética, porque si tomas dos especies diferentes y las unes, el resulta­do será una criatura que se parece a ambos. Entonces eso no es distinto a tener una creación que sigue cargando la coagu­lación de la carencia con ella. Será una criatura muy grotesca. Será una creación que seguramente sientas que no mereces, porque eso significa retroceder con respecto a la abundancia. ¿Cuántos de vosotros lo entendéis? Que así sea.

Veamos ahora el resplandor de la enseñanza de enfocar en la carencia desprendiéndose de las personas, lugares, cosas, momentos y sucesos. ¡Despertad! Al desprendernos de las personas, lugares, cosas, momentos y sucesos, disolvemos el pasado. Cuando enfocamos en la carencia y después sepa­ramos esa carencia y la dejamos sola, sin ningún punto de re­ferencia en la red neuronal, simplemente la carencia no puede permanecer, se disuelve. Y en ese momento situamos cual­quier cosa que quieras y lo hacemos sin personas, lugares, co­sas, momentos y sucesos. ¿Cuántos de vosotros lo entendéis ahora? De este modo la desintegración es muy pura; no está contaminada. Y así es como encuentran su tarjeta los que aplican esto correctamente. Y la enseñanza aquí es que si puedes hacer esto en el campo, también lo puedes hacer en tu vida.

No se os está poniendo a prueba. Estáis abarcando todo un abismo de transformación. Podéis daros la vuelta y retro­ceder en cualquier momento. Es vuestra elección. Para aque­llos que tienen las agallas de seguir adelante a pesar de todo lo demás y sostienen el sueño, si todo se disuelve, se volverán a formar como la mariposa en el otro lado. Y tienes que sostener ese sueño sin personas, lugares, cosas, momentos y sucesos. Ello significa que el sueño tiene que ser puramente de una mariposa sin ninguna semejanza a la oruga. Y del único modo en que conseguiremos la mariposa será soñán­dola sin ninguna conexión con su vieja realidad. Ahora, es en eso en lo que vais a trabajar.

Algunos de vosotros le llamaréis fe; tenéis fe de que vues­tro sueño se hará realidad. No es necesario que hagáis eso. No tenéis por qué hacerlo. ¿Estáis en esta escuela para seguir el "largo trayecto", como habéis dicho algunos de vosotros? ¿Estáis marchando? Si estáis aquí para el "largo trayecto", sabréis que esta enseñanza tiene profundas ramificaciones, no sólo en esta vida sino también en todas las que vendrán, y que es aquí donde encontraremos la némesis de la carencia y la némesis del nigromante en todos nosotros. Esta es la verdadera conquista del yo. ¿Cuánta voluntad y fibra de guerrero lleváis dentro? Aquí es donde el guerrero que yacía latente despierta y cobra vida. Este es el coraje para iniciar la trans­formación. ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que algunos de vosotros, cuando os estéis disolviendo os asustaréis, cun­dirán el pánico y la depresión —como así los llamáis— en vosotros, y no tendréis sino pesadillas de gente, lugares, cosas, momentos y sucesos, y os invadirán como un ejército avanzando, porque los habéis invitado. Os son familiares, por eso es por lo que los habéis invitado, y porque así evitaréis perderlo todo en el último momento.

Ahora, hay algunos de vosotros aquí que son materialis­tas puros, y completos "egoístas-alterados". Aún estáis aquí en la escuela; es increíble. Sólo pensáis en lo que la demás gente piense de vosotros, y habéis echado a perder las ense­ñanzas en el mundo exterior en beneficio de eso. Pero tam­bién estáis aquellos de vosotros que nunca haríais eso, no en esta vida, porque lo que la gente piense de vosotros es dema­siado importante. Es más importante que convertirse en la mariposa, y os valéis del humo y los espejos: ilusiones, o co­mo quiera que lo llaméis. Y parece que estáis cambiando, pero no tenéis lo que se necesita para cambiar. Y nunca lo haréis, porque no queréis dejar que se disuelva todo para que lo nuevo se re-forme, porque tenéis demasiado miedo. ¿Y de qué tenéis miedo? De lo que vaya a pensar la gente. ¿Y por qué es eso importante? Porque el cerebro está ahí para asegurarse de la supervivencia del cuerpo, y esas personas son importantes a la hora de poner la comida en la mesa, cobijo sobre vuestras cabezas y comida en vuestro estómago. A eso es a lo que se reduce. Ahora vemos cuál es la raíz de todo esto. Es el humano débil y transitorio. Se dice, y es ver­dad, que la "carne y hueso" nunca entrarán en el reino de los cielos. Y ellos son de carne y hueso, así que nunca podrán ir a donde vas tú. ¿Y quién los hizo así? Ellos se hicieron así.

Fue una elección. Eso es todo lo que es, una mentira seduc­tora y sagrada. Y hay otros, para quienes el sueño es más importante que la reacción violenta del criticismo, pero, ¿eso qué importa?

Ahora tenemos un Cristo que se está formando. Tenemos a un verdadero maestro resucitado a partir de sus cenizas, porque, en su opinión, a la luz de toda la eternidad, la decisión de soñar es la ley de Dios y ese es su único destino. Y a la luz de toda la eternidad, tomar esa decisión puede causar caos, críticas, e incluso la guerra por un periodo de tiempo. Eso no es un castigo, es la desintegración. Pero va a terminar pronto, porque entonces el sueño se re-coagulará en la mariposa y tú podrás volar muy lejos y dejar atrás a tus vecinos.

Y aquellos de nosotros que somos sinceros, —como sucedió en mi vida y estoy deseoso de que suceda en la vues­tra, que esta vida no consista en mantener el status quo— estamos aquí para cambiar; estamos aquí para disolver lo viejo y soñar lo nuevo. Y de eso se trata esta enseñanza, espe­cialmente si te preocupa la luz de toda la eternidad. Si es así, representa mucho más que el aspecto físico en esta vida. Quiere decir: ¿qué hacemos con nuestras elecciones? ¿Deberíamos considerarnos una criatura inferior a la pequeña oruga? Si no podéis cambiar entonces deberíais adorar a la oruga, porque ella tiene el valor de disolverlo todo.

¿Cuándo llega la calma? Pensad en la disolución de lo viejo. ¿Cuánto tiempo tomará? Bien, depende de vosotros. ¿Cuándo llegará el día en el que te despiertes y no te importe y se pueda disolver todo? Ese será el día en el que os reformaréis en lo que queráis ser. Pero cada paso que deis en el ca­mino, recordad, vosotros sois quienes os ponéis las cadenas. Os ponéis las cadenas en vuestra mente, y vosotros sois quie­nes os mantenéis atados, nadie más. Saber esto es liberador.

 

 


IV

Reordenar nuestro pasado

cada vez que manifestamos

 

Ahora, si yo fuera a revisar lo que dije anteriormente acerca de que vosotros no vais a ser gente religiosa sino dioses, eso sería lo máximo, ¿y quién va a lle­gar a ser eso? Bien, todos vosotros, según sea vuestra elec­ción. Pero yo tengo estudiantes aquí —porque esto ya se ha visto— que dejarán todo a sus pies sin remordimiento ni re­sentimiento, sin culpa ni victimismo. Y soplará un viento frío por su alma, pero a partir de ellos se formará una luz en la escuela, y asimismo serán una luz para el mundo. Y verán que no han perdido nada excepto lo que fue y lo que ellos fueron a cambio de lo que van ganar.

No todo el mundo está listo para hacer eso. ¿Qué sucede entonces con aquellos de vosotros que no lo estáis? Bien, lo haréis en pequeñas proporciones. Lo haréis de modo que os permita permanecer en vuestra "zona de confort", y cambia­réis partes muy pequeñas, cinco minutos. Eso nos ayudará a todos. Si sólo haces cinco minutos del trabajo ayudarás al mundo, pero del otro lado sigues siendo tu yo material. No habéis llegado realmente al centro de la cuestión, así es que seréis capaces de hacer algunas cosas, pero no seréis capaces de hacerlo todo. Y os asombraréis de aquellos que lo harán, y les diréis: "Eres increíble", porque sabes la verdad. "Yo nunca lo hubiera podido hacer". Y es la verdad, tú nunca lo hubieras podido hacer.

Este grupo está en una misión, y esa misión es ser la metamorfosis realizada. Y es mi misión. Y cada paso en el camino es actitud; ésta determina tu rendimiento.

Vamos a tener trabajo hasta el punto de que aprendamos el arte de la liberación. Aprenderemos con qué perspicacia nos aferramos a las cosas. Vamos a verlo por nosotros mis­mos. Y nosotros elegimos qué queremos hacer con eso. Y lo harás en la quietud de tu trabajo, y seguirás recordando per­sonas, lugares, cosas, momentos y sucesos, todo lo que te detiene. Y trabajarás con esa actitud.

Debéis entender que lo que creáis en vuestra vida no proviene de la energía de nadie más. Si lo hace es que está conectado a personas, lugares, cosas, momentos y sucesos. Y si es su energía, ¿quién está a cargo de esa energía? Ellos, no tú. Lo que vas a conseguir estará hecho de tu propia energía.

Piensa en esto: la mariposa se hizo de la misma sustancia que estaba hecha la oruga, y sin embargo se ven como dos criaturas diferentes. Vuestra realidad se formará a partir de la sustancia de vuestra energía. Por eso el modo en el que un maestro crea la realidad en un momento es que no depende de nadie más, no depende de gente, lugares, cosas, momentos o sucesos. Entonces, ¿de dónde viene la magia? De él mismo. ¿De dónde vienen las maravillas? De su energía. Cuando se libera a tal grado del apego a personas, lugares, cosas, momentos y sucesos, cuando él está tan libre y se libera de tales restricciones, en un momento tiene a su disposición el poder de manifestar para sí mismo cualquier cosa que él elija, porque no hay nada bloqueándolo. ¿Y qué puede manifestar por sí mismo? La mente de Dios, eso es lo que manifiesta. ¿No te parece eso lógico? ¿Realmente pensaste que nos íbamos a tele-transportar, como alguien dijo hace un rato, que se estaban manifestando en el campo relojes japoneses traí­dos de Japón? ¿A qué fabricante se los robasteis para traerlos aquí? No, aquí no hacemos eso. Es mucho más simple y a la vez mucho más complicado que eso. Nosotros reordenamos el pasado cada vez que manifestamos.

Nunca os llevéis una bolsa llena de oro de "Fort Knox". Eso sería robar. Pero siempre que queráis manifestar oro acuñado y que sea aceptado como divisa, tenéis que reordenar vuestro pasado y vuestra implicación en sucesos que acontecieron hace treinta, cuarenta o cincuenta años, y de repente vais a vivir un acontecimiento que os traerá ese oro. Todos los libros de historia se escribirán de nuevo, y un día los abriréis y veréis que sois una de las personas partici­pantes. Por supuesto que eso no lo sabéis ahora, porque ésta aún tiene que reescribirse.

Aún hay mucho más que entender, pero para vuestra seguridad basta con saber que los sueños no deberían incluir gente, lugares, cosas, momentos ni sucesos. Nunca se deberían basar en ellos. Simplemente deberían basarse en algo puro e incorruptible, y entonces se realizarán rápida­mente. Pero deben tener una etapa de desintegración, donde todos esos apegos se puedan arrancar, porque si simplemente se re-forman estarás esclavizado a través de ellos a otras per­sonas, lugares, cosas, momentos y sucesos. ¿Cuántos lo entendéis? Que así sea.

Pensad en esto: cuando lo hayáis aprendido, algún día, vuestra propiedad estará pagada. ¿Y cómo sabemos eso? Porque no estás manifestando una propiedad nueva, estás manifestando tu propiedad. ¿Y cómo sabremos que es tu propiedad? Porque irás a ver al notario y estará a tu nombre, y ha sido tuya durante quince años. Cuando se dicta el momento presente, estamos dictando el pasado y el futuro. Si tratamos de regresar al pasado, tomamos el pasado y lo traemos al presente. Si el pasado ocupa el presente, contamina el futuro con su pasado. ¿Entendéis lo que estoy diciendo? Si tomamos el futuro y lo colocamos en el presente, el futuro nunca es aceptado como presente. Cualquier cosa que sea futuro en el presente siempre manifestará futuro. En otras palabras, el futuro siempre se estará manifestando. ¿Y qué significa el futuro? Lo que aún no es. Aún cuando ves tu sueño, si está en tiempo futuro lo has ligado al tiempo. Y eso es lo que he dicho: no integréis en vuestros sueños personas, lugares, cosas, momentos o sucesos. Los momentos repre­sentan "tiempo", y éste no sólo significa hacia atrás, sino también hacia delante.

Ahora queremos aclarar que cuando somos analógicos en el momento presente, nuestro presente no está contaminado con personas, lugares, cosas, momentos y sucesos. En otras palabras, aquí os desprendéis de vuestra carencia —en la cual hoy vais a trabajar— que os causa un estado de falta de méri­to y que tenéis que afrontar para que el sueño se pueda situar aquí mismo, y obviamente nos vamos a tener que deshacer de las personas, lugares, cosas, momentos y sucesos. Lo que queremos no puede depender de ninguno de esos asuntos.

Y todo ello implica la siguiente pregunta: ¿Es esto posi­ble? Sí, es muy posible, porque si podemos poner el sueño completamente y sin interferencias en el lóbulo frontal, lo que sucede entonces es que la evolución está ocupando el momento presente; el soñador está ocupando el momento presente. Esa es la sabiduría de la oruga que ocupa el momen­to presente y no recuerda a la oruga sino que sueña en el momento el sueño de la mariposa mientras su realidad se disuelve a su alrededor. Entonces, todo lo que existe es el arte del Ahora. Y si el arte del Ahora existe en el presente, el pre­sente contamina el pasado igual que... (la audiencia responde: "El futuro"). Correcto.

Por eso es tan difícil describiros el tiempo porque, veis, el tiempo está basado en el momento. El tiempo debe tener un punto a partir del cual pueda medirse antes de que pueda ser catalogado como tiempo. Y para un maestro y todos los seres ascendidos, el tiempo se contiene dentro del presente. Cuando el sueño se sueña correctamente, cambia el pasado y el futuro.

Ahora bien, si tu sueño es que tu propiedad es tuya, si tu sueño es que eres fabulosamente rico, así es como funciona. Si ese es el sueño sin ningún tipo de contaminación y si se trabaja y se sostiene, cuando aparezca cambiará el pasado; siempre habrás sido el dueño de esa propiedad. Además, les pagaste muy buen precio a aquellas personas a quien se la compraste, porque en el reino de Dios no se regatea. Simplemente es así, siempre la habrás tenido. Así que eso también ocupa el futuro. Ese es tu futuro.

Riqueza fabulosa, ¿cómo vas a explicarle esto a todo el mundo? Bueno, porque tú ya la habrás obtenido y todo el mundo sabrá que siempre la tuviste. Así es como pensamos yo y mis socios, porque el futuro es ahora e igualmente el pa­sado es ahora. ¿No veis que en esta paradoja que os acabo de enseñar yo estoy soñando el futuro en estos momentos? ¿En­tendéis lo que estoy diciendo? He creado este futuro con las cenizas del pasado y ambos están sucediendo al mismo tiem­po. Y hay algunos de vosotros que en este momento están reunidos en mi viejo campamento, en este mismo momento. Y cada momento —cada momento—, todo cambia.

Para todos aquellos de vosotros que piensen que vale la pena tener este conocimiento, este es el trabajo que tenéis que hacer. Y lo único que sugiere es que debéis tener este cono­cimiento, participación total y aplicar lo que habéis aprendido; el resultado se mostrará por sí solo. Y vosotros sabréis cuando estáis en un estado de desintegración. También sabréis cuando estáis retrocediendo. Esa es la enseñan/a. Deberíais saber esto. Pero también deberíais saber que cuando se es el maestro de todo, siempre se ha sido el maestro.

De modo que, ¿cuántos de vosotros entendéis un poco mejor el tema de todos vuestros potenciales existiendo simultáneamente? ¿Cuántos de vosotros lo entendéis? Cuando os digo que vuestro sueño ya existe como potencial, ¿tenéis ahora un entendimiento de cómo puede ser eso? Porque cuando quiera que elijamos el momento y estemos en el momento a todo gas, con toda la pasión, con total partici­pación, cuando estamos total y noblemente ahí, entonces ese es el potencial que siempre fue. El pasado se ha cambiado. ¿Cuántos de vosotros veis eso?

Por eso no hay excusa en ser una víctima y no hay excusa en estar enfermo. Existe una realidad en la que tú estás sano. Existe una realidad en la que tú eres más joven. Existe una realidad en la que tú eres más rico. Existe una realidad en la que tú eres un genio. Existe una realidad en la que tú estás liberado. Y existe una realidad en la que tú eres un Dios que ha florecido totalmente. Todo eso ya existe. Sólo tenemos que abarcar el presente con esta sabiduría que estoy tratando de impartiros, y que no sucederá hasta que vosotros participéis y lo entendáis plenamente. ¿Entendido?

Ahora, este es nuestro programa, aprender la experiencia de lo que os he enseñado esta mañana, expandir vuestra habilidad de aceptar. Y si os intriga entender esto, el concep­to del momento, podéis entender simplemente eso, y entende­réis el impacto de lo que puede hacer el enfoque sin ninguna limitación en los potenciales pasados y futuros. Es un pen­samiento maravilloso. Es el modo como funciona el univer­so. Entended que ahora vamos a trabajar con ese enfoque impecable sin gente, lugares, cosas, momentos y sucesos, y vais a aprender lo que son todos ellos porque tendréis que tratar con ellos, y eso representa pasado y futuro; y también vais a aprender lo que significa estar simplemente en el momento con una creación y saber completa y totalmente lo que saben la oruga y la mariposa y cuál es el secreto de su metamorfosis. Es muy sencillo. Entonces vais a aprender el arte de la manifestación, y vais a hacer mucho más que mani­festar plumas y objetos sencillos, vais a pasar a algo con más sustancia al mismo tiempo que va a aumentar vuestra aceptación. Más que ninguna otra cosa, vais a cambiar, aunque sea solamente por cinco minutos.

Estad en el momento, haced todo lo que os pida y, lo más importante, entregaros, entregaros. Si tenéis la "mente de mono" trabajando, sacad vuestra espada y cortadle la cabeza. Si tenéis una actitud, conquistadla. Si os sentís mal, curaros. Si os estáis sintiendo como una víctima, colgadlos a todos y acabad con eso de una vez. ¿Entendido?

 


IV

Viajar en el tiempo:

cambiar el pasado y el futuro

 

Ahora, daos la vuelta, abrazad a quien en este momen­to es vuestro compañero y explicadle lo que habéis entendido en vuestra contemplación acerca de todos los tiempos que están ahora en el presente.

Entonces, ¿cuántos de vosotros adorabais la creencia de que el pasado estaba establecido y no podía cambiarse? Levantad la mano. Está bien confesar en esta audiencia. Ciertamente podéis mirar vuestra vida y decir: "Bien, las cosas no han cambiado mucho."

Esto es lo que os quiero decir, que es una creencia basa­da en la ignorancia. Pero aquí está el peligro de ese sistema de creencias, y es que nunca tenéis un futuro. Ese es el peli­gro. Y el otro peligro es que vosotros creéis que el futuro no se puede cambiar, entonces nunca seréis uno de esos pocos y espléndidos que tienen la oportunidad de cambiarlo, porque será una ley en vuestra realidad que no podéis participar.

Ahora, maestros, os he enseñado muchas cosas extraordi­narias y estáis llegando a un momento en el que nada puede detener la última cosa extraordinaria. Eso me gusta, porque lo que significa es que os estáis expandiendo aquí arriba. Y quiero que lo hagáis, porque cuanto más os expandáis, mayor será la realidad que vais a experimentar. ¿Lo entendéis? ¿Qué tienes que perder al creer que el pasado se puede cambiar? ¿Qué tienes que perder? El pasado. Si no tienes este conocimiento, ¿cómo lo vas a experimentar? Dios solamente sabe lo que tú sabes.

El motivo por el que la experiencia les ocurre a unos pocos y espléndidos —y que no pueden explicar lo que vieron, lo que experimentaron, y mucho menos cómo se sin­tieron— es que no estaban preparados para la experiencia, y no ganaron nada de ella. Generalmente, lo extraordinario no le sucede a la gente común y corriente, a ellos sólo les sucede lo normal.

            Y el modo como se creó punto cero fue que el vacío se contempló a sí mismo. Entonces, la contemplación es la primera ley principal. Eso significa que Dios nació de la con­templación, y si Dios nació de la contemplación, entonces la contemplación debe-ser un punto de expansión. Por eso yo os doy información que quiero que contempléis. Vuestro tiempo libre, como lo llamáis, es tan valioso como el que pasáis en la escuela, y en esos momentos en los que estáis siendo nor­males es cuando deberíais contemplar lo extraordinario.

            De este modo los seres del Ahora, los dioses, los extraterrestres —quienquiera que sean— tienen la capacidad de regresar en el tiempo y cambiar todo el futuro. Siempre la tuvieron. ¿Es posible entonces que hubiera un pasado que fue diferente al pasado que tú conoces? Sí. Ellos tienen la habi­lidad de hacer eso. ¿No sería lógico y estaría de acuerdo con tu conocimiento que si viajar en el tiempo es posible, tiene todo que ver con la ocupación del presente? No es que nadie camine hacia atrás, sino que el pasado es traído al presente. ¿Cuántos de vosotros lo entendéis?

            Así pues, aquí yacen algunas otras observaciones de las que quiero que tengáis por lo menos una base teórica y filosó­fica, y no os durmáis. Si ello significa entonces que la historia se puede cambiar, y que vuestra historia personal se puede cambiar, si todo eso puede alterarse, ¿qué pasará con la histo­ria del mundo? ¿Podrá cambiarse? ¿Es posible en algún lugar que nunca sucedieran la primera y la segunda guerra mundial, la segunda y media y la tercera? ¿Es posible? Lo es. Menudo concepto. Ahora sabéis por qué os habéis familiarizado úni­camente con "la" historia. Porque esa es la única en la que todo el mundo está de acuerdo y continúa reafirmando. Sí.

            Ahora, aquí hay otra cosa a la que quiero que prestéis atención. Si el pensamiento es energía coagulada, entonces el modo como cambiamos aquello que se denomina el pasado es disolviéndolo igual que la oruga disuelve su viejo cuerpo, y de ese líquido surge la mariposa. ¿Cómo hacemos eso? Hay que abolir cualquier apego al pasado, para que no haya pasa­do en el presente; sólo existe el momento y lo que esté ocu­pando el lóbulo frontal.

            Hay algo más que quiero que entendáis: cualquier cosa que ocupe el lóbulo frontal es la clave de la contemplación, y a partir de la contemplación traerá el patrón para que la energía se colapse. Entonces esto significa que al menos que reafirmemos un presente nuevo, continuamos reafirmando el pasado, y ese es el único presente que jamás conoceremos. ¿Y cómo hacemos eso? Tú dirías: "Bien, yo no hice nada para hacer que mi vida fuera tan mala", pero sí lo hiciste, porque continúas pensando en ello. Vuestra red neuronal es un pro­grama que funciona ante una gran pantalla, y esa pantalla se llama el lóbulo frontal, y cualquier cosa que se proyecte en ese lóbulo frontal —cualquier cosa— está colapsando la energía que hay en vuestro futuro hacia el Ahora. ¿Qué es lo que crees que te mantiene unido? Una reafirmación de lo que crees que eres.

            De modo que una entidad muy sabia y astuta diría: "¿Podría ser esta la razón por la que había mantrams?" Sí, porque, ¿de qué tratan los mantrams? El mantram no es simplemente una cháchara. ¿Y podría ser que de esto se trate la oración repetitiva? Absolutamente. ¿En qué consistía antes de que se convirtiera en un dogma? Era una oración para reorientar el presente hacia una voluntad específica, y, al hacer eso, disolver el pasado y re-formarlo de acuerdo con esa voluntad. ¿Cuál sería la lógica detrás de la oración repeti­tiva en su estado primitivo y cuál sería la lógica detrás del canto repetitivo sino mantener el lóbulo frontal ocupado por un largo periodo en un sueño específico? ¿Cuántos de vosotros lo entendéis? Que así sea.

            Esto es lo que quiero que recordéis. Si os mantenéis unidos gracias a un programa que hay aquí arriba, un progra­ma de la red neuronal, que debe funcionar continuamente para ser capaz de mantener el estatus quo, entonces, ¿quién diseñó el programa y qué sucedería si el programa se disol­viera y se instalara uno nuevo? ¿Cambiaría la realidad? Absolutamente. ¿Y qué nos dice todo esto? Nos dice que hay un plan divino trabajando aquí, y que mientras ocupamos estos cuerpos debemos tener instalado un programa del sub­consciente que esté reafirmando este cuerpo continuamente, porque si no lo hacemos, el cuerpo se disolverá. Vuestro sub­consciente lo sabe, por eso os pone a dormir. Os tiene que poner a dormir para soñar sueños que se comuniquen con el cuerpo y le entreguen la ley del restablecimiento. Es por eso que con sólo diez minutos de sueño os sentís recuperados. El cerebro necesita eso para poder re-coagularos.

            ¿Nunca habéis visto a nadie que haya estado sin dormir durante cuarenta y ocho horas? ¿Habéis visto su cara? Parece que se esté deshaciendo, ¿verdad? Y lo está. Lo diminuto, lo más diminuto, que son las estructuras atómicas, están volviendo de regreso a la energía. Se están volviendo espe­sas. ¿Nunca os habéis fijado cómo la fatiga produce una sus­tancia espesa en los ojos y en la saliva? ¿De dónde creéis que viene y por qué está ahí? Porque lo diminuto se está disolviendo. Por eso el cerebro os pone a dormir, para poder reafirmar lo diminuto. Al principio no veis la destrucción de lo diminuto porque todo lo que estáis acostumbrados a ver son patrones enteros, objetos enteros. Pero cuando comien­zan a volverse borrosos es cuando están perdiendo su forma. Se están disolviendo desde adentro.

            Así es que, si nosotros creamos ese programa —y lo hici­mos—, para mantener unido este cuerpo y programamos memoria genética perpetua para reafirmar nuestro estado, ¿qué te dice todo eso? Que el observador debe estar de guardia para mantener fija la realidad, ¿correcto? Ahora des­pertad y pensad conmigo. Si esto es así, ello describe por qué tenemos ese misterio que es el sueño y por qué es necesario; pero también debería de deciros algo sobre la naturaleza del poder de quién sois. Y los más inteligentes de este mundo saben esto, y lo usan para su beneficio.

 


VI

La clave del maestro:

sobreponer la imagen mental

 

Y llegamos ahora a la habilidad de manipular la ener­gía. Vuestro pasado es tan extenso como la anchura de vuestras bandas. No hay nada que exista fuera del perímetro de esas bandas. Sólo una vasta nada. La ilusión es que crees que puedes ver más allá. No puedes. Lo que haces es ponerte de acuerdo con otras bandas. El pasado entonces no existe realmente más que aquí, ¿no es así?

            Ahora, pensad un momento sobre esto: el entrenamiento de transformar aquel a quien llamamos "el aldeano" en un maestro, es enseñarle que cuando ponemos la mesa y no hay nada en ella, y le preguntamos al aldeano si está llena o vacía, ¿cómo la verá siempre el aldeano? (La audiencia responde: Vacía). Y él piensa que el único modo de llenarla hasta rebosar será haciéndolo "masa con masa". ¿Lo entendéis? El estudiante que está estudiando para ser una maestro diría que la mesa está llena. Y ambos se mirarán el uno al otro, y el aldeano, incrédulo dirá: "Ahí no hay nada".

            Y el maestro dice: "Pero, ¿qué es lo que eliges ver?" Y el maestro sobrepone a lo material la visión de abundancia. Cuando tomamos el mundo material y el mundo mental y los unimos, tenemos la nueva imagen que se está formando de la realidad. De modo que, ¿quién de los dos va a tener abun­dancia en su vida? (La audiencia responde: el maestro). Más alto. Siempre será así, ese es el entrenamiento.

            ¿Cuál es la tentación? La tentación es regresar al cerebro intelectual, pero, ¿qué sabe él? Sólo conoce el pasado, y eso no es mucho. Lucha porque se reconozca su opinión y discu­tirá que ahí no hay nada. Yo digo que no hay nada como dis­cutir por tus limitaciones. El maestro lo reprograma y trabaja para cambiarlo. Ahora, no os durmáis. Estoy tratando de explicaros lo milagroso con palabras simples para que todo el mundo lo entienda.

            De este modo, cuando te levantas por la mañana, tus pri­meros pensamientos son los que organizan el día, ¿no es así? ¿Cuántos de vosotros estáis de acuerdo? Vuestros primeros pensamientos son los que os organizan, ¿no es cierto? ¿Cuán­tos de vosotros estáis de acuerdo? Absolutamente correcto. ¿Cuántos de vosotros os levantáis sintiéndoos bien hasta que os empezáis a preocupar? Vosotros arreglasteis eso, ¿o no?

            Así pues, el estudio de la Gran Obra consiste en manipu­lar la realidad y hacerla evolucionar. Nunca deberíais confor­maros con una mesa vacía. Siempre debería verse abundante. Y nunca deberíamos conformarnos con la carencia, porque la carencia en cualquier forma conlleva holgazanería, compla­cencia y refuerza el pasado y tu forma de pensar.

            Mi querida gente, si el cuerpo debe ponerse a dormir para que el cerebro pueda reprogramar las células, y de acuerdo con su naturaleza formar y reconstruir al humano, entonces vosotros debéis pensar cada día para poder reafirmar vuestro presente, vuestra realidad. Y si de la única manera y con el único mecanismo que habéis estado pensando es con vuestra corteza cerebral, vuestro pasado... —aquello que se denomi­na la red neuronal de aquí arriba, la entidad intelectual— si él se ha convertido en el Dios superior que forma la realidad, entonces vuestro cerebro medio está tomando eso y lanzán­dolo hacia delante, y vuestro pasado no sólo es vuestro pre­sente, sino también vuestro futuro. Si la corteza cerebral es vuestro Dios estáis metidos en problemas, porque la energía sólo permanece coagulada de acuerdo con el mensaje que lleva. Ahora es una partícula que llevaba un mensaje. Aquí está la conciencia inextricablemente combinada con energía hasta llegar a un punto en el que colapsan. Colapsan porque eso es lo que se supone que deben hacer. La partícula lleva la información hasta que colapsa. Pensamos que debería colapsar. Y si no lo reafirmamos, ¿qué pasa con ella? Se regresa al espacio libre. No lleva consigo ninguna información; es energía libre.

            Esto es entonces lo que formó a la oruga, pero si la oruga no continúa reconociendo su naturaleza, ésta se disolverá. Ésta es la gelatina. Y es justamente aquí donde el sueño comenzó a dirigir y viajar con la energía, y luego se re-formó. Esta partícula lleva el mensaje de la transformación, pero es la misma partícula que estaba aquí. ¿Entendéis? Es impor­tante que entendáis, porque si no tenéis el conocimiento no aceptaréis lo que vamos a hacer. No tenemos que conseguir más energía, sólo tenemos que canjear lo viejo, disolverlo y entonces tendremos toda la energía que queramos. ¿Cuántos de vosotros entendéis esto?

            Aquí hay algo más que es extraordinario. Si esto que hay aquí es el pasado, ¿qué partícula debe reafirmarse cada día? Es por esto que tenemos actitudes. Cuando dejamos de enfo­carnos en el pasado —aquí está la clave— enfocamos en un sueño que no está conectado con personas, lugares, cosas, momentos y sucesos. Esa es la clave para la liberación, veis, esta partícula y esta energía están cargadas de conciencia. Esa conciencia es una red neuronal, un plan, una actitud. Si soñá­ramos con la mariposa y después cargáramos esta vieja acti­tud, ¿qué pasaría? Decidlo más alto. No nos disolveríamos. Tie­nes que descargar esto antes de que el sueño se pueda re-formar.

            Entonces, aquí estaba la enseñanza. Personas, lugares, cosas, momentos y sucesos, todos ellos son la clave del pro­grama del pasado. Cuando creamos algo nuevo sin nada de lo anterior, estamos liberando la energía del pasado y re-formándola en lo nuevo. Mientras siga apegada a personas, lu­gares, cosas, momentos y sucesos, nunca será liberada. Siempre llevará el virus de la actitud.

            Ahora razonad esto y encentradle la lógica: la red neu­ronal es la personalidad —es la personalidad—, es la suma total de todos los acontecimientos que han culminado en tu vida. Esa red neuronal está basada en la carencia. ¿Y por qué? Porque hasta la fecha no ha grabado los acontecimientos de maestría completa e ilimitada, ¿no es así? Entonces, ¿por qué buscaríais el consejo de vuestra memoria para cualquier cosa relacionada con vuestra riqueza fabulosa? Es como pedirle consejo a un cerdo, algo que mucha gente hace. Así es como los grandes os ven. No como cerdos, aunque algunos piensan que sois muy sabrosos. Ellos os miran... ¿Por qué descifra­ríais vuestro futuro basándoos en la integridad de vuestro pasado? ¿Por qué debería vuestra personalidad tener dominio sobre vuestros sueños? ¿No creéis que esa sea una pregunta ilustre? Lo es. Pero esto es así: enseñaros a ser un maestro es inevitablemente hastiado por la personalidad, porque ella lo analiza al máximo — ¡al máximo!— y bloquea el momento como un baluarte, y todo está basado en la opinión analítica. Todo está basado en la experiencia pasada que no tiene nada que ver con una mente de maestro totalmente realizada. No tiene nada que ver con ello. Bien, ¿qué tan pequeños os tenéis que volver para poder encontraros con la pequeñez en su pro­pio territorio? Muy pequeños.

            Si ésta es vuestra pasión, si este trabajo, la Gran Obra es la mayor obra que está sucediendo en vuestras vidas esta noche, entonces tenéis que preguntaros: "¿Está sucediendo en mi vida? ¿Estoy haciendo el esfuerzo para entender el conocimiento que me está siendo impartido, contemplarlo y después utilizarlo? Si esto trata de mí, entonces yo soy el alquimista así como el metal base, y yo soy quien debe encender el fuego en mi propio crisol y derretirse para ser re­formado. Yo soy el alquimista".

            Esto es lo que quiero que sepáis. Si sois sirvientes pasio­nales de la Gran Obra, debéis de estar deseosos de examinar vuestro modo de pensar no con ojos destructivos, sino exami­narlo simplemente como el modo en que pensáis, y ver que no tenéis una opinión del futuro en absoluto porque os basáis completamente en el pasado. Y nunca deberíais de aceptar que vuestro pasado dirigiera vuestro sueño del futuro. Ello significa que vuestro pensamiento pasado no debería cor­romper este momento y debería permitírsele ser puro en el sueño, para que así el sueño pueda manifestarse a partir de la energía de ese pasado.

            ¿Cómo sabéis que os va a suceder un milagro? Bien, habéis sido un milagro cada día de vuestra vida, porque cada día os habéis reafirmado. Eso es un milagro. No lo sabéis porque estáis muy ocupados simplemente siéndolo. Y no será hasta que cambiemos el modus operandi cuando veamos una pequeña fluctuación y una pequeña diferencia en vuestras vidas. Entonces llamaremos a eso milagroso. Pero la verdad es que has estado reafirmando quién eres cada día. Vuestras elecciones en la reafirmación han sido la mente limitada.

            Hay una razón por la cual los grandes seres crean su día. Hay una razón para que ese maestro en el techo del mundo salga cada día, se quite su túnica color azafrán y se siente úni­camente con su taparrabos en un frío que va más allá de nues­tra comprensión, porque él es uno con la vida, y desafía ser uno con la vida; ha manifestado que él está creando su reali­dad. Y su prueba es ¿puede hacer eso? Lo hace cada día.

            Los grandes saben que el día depende de ellos; la realidad depende de qué lado del cerebro elijan reafirmarlo, con qué parte de sí mismos escojan reafirmarlo. Los grandes creamos la vida, y no dejamos huellas. ¿Qué quiere decir esto? Hemos disuelto nuestro pasado. Ya no somos eso, ahora somos esto. ¿Entendéis? Y queremos disolver el pasado porque sólo en la disolución del pasado podemos ser formados como inmor­tales. La oruga no puede convertirse en mariposa si reafirma, mientras permanece en el capullo, que sigue pensando en el ayer y sigue pensando en el mañana basado en la opinión del pasado. No puede formar el sueño. Debe abandonarse. Debe abandonar su pasado y saber que no existe nada más que el sueño de lo que será. Entonces esa partícula se puede disolver en energía y el nuevo sueño se creará a partir de la gelatina, a partir de la energía.

            Nosotros no queremos un pasado. Todo gran maestro sabe eso, cada estudiante de la Gran Obra que vale la pena sabe eso, que para poder alcanzar los reinos fabulosos que existen al alcance de la mano debemos de estar dispuestos a no ser nada de lo que éramos y todo de lo que queremos ser. Y debemos aprender la disciplina de entender cómo hacer eso. Nosotros creamos la realidad, no es que simplemente suceda.

            Escuchad, vosotros nunca desearíais estar lisiados, y no importan cuan glamoroso sea tener estas enfermedades, no las deseéis porque obstruyen el camino hacia una inmor­talidad radiante. Y no me importa cuan triste y desgraciada fue tu niñez, ¿no sabes cuántas has tenido ya? ¿Cuándo podrás decir: ya basta, es suficiente? No me importa, disuél­velo. No existe y no debería traer ningún eco a este momen­to. El pasado es el pasado. Los sucesos son sucesos. La gente del pasado —el pasado en sí es tiempo— y todas las cosas deben abandonarse. Se abandonan intencionalmente en el lóbulo frontal. Entonces se disolverán y se formará lo nuevo. A partir de ahí ocurre el renacimiento.

 

 

Toma veintiún días

cambiar la red neuronal

 

Entonces, ¿sabéis ahora que cada momento de vuestro día es­táis reafirmando ese momento y estáis reafirmando vuestra vida? ¿Y con qué información lo estáis reafirmando? Con la conciencia social. ¿Por qué os preocupáis? ¿De qué os tenéis que preocupar, de mantenerlo todo unido? ¿No es eso una hipocresía con respecto a lo que dices que quieres? ¿No es li­berarte y llenarte de tu propio poder lo que quieres? Enton­ces, ¿por qué estás tratando de que todo esté en su sitio? Hacer eso infringe vuestro derecho a la abundancia y la libe­ración.

            El cerebro amarillo es un cerebro carente, simplemente lo es, y es muy feo. Puede excusar sus pensamientos del modo más astuto y deliberado, porque está ahí para hacerte sobre­vivir. El cerebro amarillo nunca ha conocido el futuro; sólo conoce el pasado.

            ¿Cuántos de vosotros sabéis cuantos días tarda la oruga en pasar la metamorfosis dentro del capullo? Para el ser humano toma veintiún días, veintiún días de enfoque continuo para cambiar la red neuronal. Toma veintiún días de vivir un sueño continuamente, como si fuera el Ahora, antes de que sea acep­tado en un estado de total desintegración. Ahora, eso es para una persona normal, pero la mayoría de ellos no pueden ha­cerlo durante veintiún días, porque levantarse temprano y crear vuestro día durante veintiún días es sencillamente hermoso y noble al principio, pero después de un tiempo se vuelve abu­rrido y tedioso y te cansas de hablar sobre algo que tu cerebro amarillo discute que no existe. Así que la mayoría de los estu­diantes nunca alcanzan veintiún días de aceptación continua del sueño hasta un punto de completa desintegración. Entonces prueban por una semana, no ven ningún resultado y dejante hacerlo. ¿Y por qué dejan de hacerlo? Porque el cere­bro amarillo está argumentando que no está pasando nada. Mientras el cerebro amarillo siga en pie discutiendo, está dis­cutiendo por vuestras limitaciones. Las está reafirmando.

            Ahora bien, como os dije anteriormente, en el día de hoy en vuestro tiempo, vosotros no estáis aquí para aprender a ser criaturas monásticas y religiosas. Estáis aquí para aprender a ser Dios y con ello regresar al principio original, y hacer conocido lo desconocido. Estamos aquí para hacer eso, y no para reafirmar lo conocido. Así pues, el cambio es algo teme­roso para el cerebro amarillo porque no conoce lo que yace del otro lado, y es importante conocer eso para su superviven­cia. Pero cuando sepáis que así es como funciona, no le daréis importancia. No le daréis importancia. Entenderéis que el cambio es elemental y es necesario, y es lo que hemos venido a hacer aquí. Cambiar quiere decir disolver lo viejo y refabricarlo en algo nuevo, no reafirmar lo viejo.

            También significa un paso bastante grande e importante en la Gran Obra. Quiere decir que el oro puede venir del plomo, puede venir de la hojalata, puede venir de la tierra. Quiere decir que el carruaje de Cenicienta venía de una ca­labaza, y que los caballos blancos venían de los ratones. ¿Cuántos lo entendéis? Quiere decir que su hermoso vestido venía de sus harapos.

 

 

Aprender a moverse

hacia el cerebro medio

 

Entonces, de esto se trata la nueva lección. Ahora que os he enseñado a cambiar el pasado cambiando el presente, lo que vais a aprender a hacer es —lo habéis hecho muy bien mani­festando masa con masa— manifestar a partir de las cenizas del pasado, y eso quiere decir vuestra energía, vuestro camino. Vuestro camino: estáis caminando en una burbuja, una lágrima, y es un túnel de espejos muy gracioso, porque te da la ilusión de que existen cosas mucho más lejos de lo que en verdad existen, pero no las hay. Estás caminando en círcu­los en una burbuja de energía y todo el mundo está de acuer­do con lo que todos ven. Por eso es importante que todos piensen igual. Cuando todos piensan igual existe una cadena continua de energía, un panorama muy amplio, y así es. Cuando todos están de acuerdo siempre se consigue lo que uno quiere. Tu burbuja de energía contiene todos los mundos, conocidos y desconocidos, y tu burbuja de energía es respon­sable de mantenerlo todo unido y en su sitio. Energía, energía, sin ella no estarías aquí; un diseño deliberado a través del pensamiento.

            Quiero enseñaros ahora por qué es tan hermoso no tener un pasado. Quiero enseñaros a manifestar sin el comentario del cerebro amarillo, sobre personas que están aprendiendo a manifestar sin otras personas, sin lugares, sin otras cosas, sin un suceso o acontecimiento —como una rifa, el bingo o la buena suerte—, sin tiempo o la necesidad del tiempo. Cuando eliminamos todo eso tenemos simplemente el momento vir­gen, el vacío puro. Y en ese momento toda la energía es espa­cio libre, porque cuando nos desprendemos de todo eso dejamos de tener carencia. Ya no tenemos carencia, sabemos que todas esas cosas son las que comprenden la carencia. Cuando nos desprendemos de esto no tenemos nada y eso es espacio libre. El espacio libre tiene entonces la habilidad de amoldarse rápidamente a cualquier cosa que elijas.

            ¿Y cómo sabes que vas a conseguirlo? Porque saldrá de tu propio campo de energía. ¿Cómo sabes que estará en tu camino? Porque tu camino se crea a partir de tu campo de energía. Ambos son la misma cosa. Así que no lo vas a echar de menos, y nadie te lo va a arrebatar, no vas a verlo. Simplemente estará ahí porque proviene de ti. ¿Cuántos de vosotros lo entendéis? ¿De verdad lo habéis entendido?

            Ahora bien, esta es una disciplina que merece estudio, participación y paciencia. No es que no funcione. Siempre lo hace. Está funcionando ahora. Lo que tenemos que hacer es entrenar en qué parte del cerebro nos queremos situar. Lo creamos con el cerebro amarillo, pero no queremos su opi­nión. Nos movemos hacia el cerebro medio, el arte de enviar y recibir, lo cual os he enseñado a hacer. El arte de enviar es ser capaz de enviar el mensaje sin la opinión del cerebro amarillo. El cerebro medio es una antena gigante en el futuro, y todo lo que se lance hacia el futuro es un reflejo del pasa­do. No podemos crear el futuro si no cambiamos el pasado en última instancia. Nos estamos echando al río en contra de la corriente.

            De modo que el arte de manifestar en un momento es el arte de entrenarse a uno mismo para saber cómo moverse del pensamiento analítico al no-pensamiento. El cerebro medio no piensa; deberíais saber eso. Es incapaz de hacer un juicio analítico. El cerebro medio, o el cerebro psíquico, no juzga, solamente lo hace la corteza cerebral intelectual. El cerebro medio está enviando y recibiendo. Es la antena y el locutor.

            Aprender a moverse hacia el cerebro medio se consigue simplemente enfocando en el objeto. Vemos que el objeto está ahí, independientemente de cualquier persona, cualquier lugar. No va a estar en ningún lugar en particular; está despe­gado de un lugar. Está despegado de otra cosa que haga que éste exista y está despegado de un suceso. Si aún podemos sostenerlo y saber que existe, incluso sin tiempo —no va a suceder en ningún momento—, cuando nos desprendemos del tiempo le damos nuestro presente al completo. Cuando podemos hacer eso, nos hemos desprendido literalmente de la opinión y de la red neuronal del cerebro amarillo, e inmedia­tamente se convierte en cerebro medio. Ahora está transmi­tiendo. Eso es lo que va a reafirmar el futuro-Ahora.

            Hay una maravillosa enseñanza en esta pequeña frase que dice: "Pedid y se os dará". Pedid y se os dará. Lo milagroso de esta enseñanza es que cuando la gente está teniendo difi­cultades están tratando de resolver la dificultad. ¿Cuántos de vosotros entendéis ahora lo que eso significa, tratar de resol­ver la dificultad? Entonces, ¿quién lo está resolviendo? (La audiencia responde: el cerebro amarillo). ¿Y qué experiencia tiene el cerebro amarillo? (La audiencia responde: el pasado). También, al tratar de resolver, vosotros hacéis planes y esque­mas, e intentáis ser inteligentes, pero, ¿quién está haciendo eso? Y durante todo este tiempo él está tratando de encontrar una solución al problema, y tratará de resolverlo por todos los medios, porque tiene que vivir a la altura de una imagen y está reafirmando esa imagen todo el tiempo.

            Bien, ¿y qué es eso tan profundo que hay en la declaración: "Pedid y se os dará"? Que todos los que final­mente piden han reconocido que ellos no poseen la solución conocida. Y es una rendición. Es una rendición. Es algo así como: "Me rindo. No puedo resolver esto. Me rindo; necesi­to ayuda". Ahí es cuando recurrís a vuestro Dios y decís: "Esto te lo encargo a ti. No sé qué hacer". Eso es maravilloso. Deberíais haber hecho eso hace mucho tiempo, porque si hicierais exactamente eso dejaríais de ocupar la corteza cere­bral y os moveríais hacia el cerebro medio. "Necesito ayuda, y no la estoy consiguiendo aquí arriba". Entonces ésta siem­pre llega, porque cuando tú ya no tienes la respuesta y ya no eres lo suficientemente inteligente para resolverlo, tu Dios lo resolverá. ¿Pero no pensáis que debía de haberse hecho hace mucho tiempo?

            Así que no es necesario sufrir, nunca lo ha sido. No es necesario. Pero el sufrimiento hace a los mártires, lo cual también puede ayudar a reforzar a la víctima. ¿Cuántos de vosotros lo entendéis?

Ahora bien, rendirse no consiste en emborracharse, no. Eso te hace feliz, pero acarrea sus propios problemas. Consiste en decir simplemente: "Sabes, quiero esto, y en mi experiencia no sé cómo conseguirlo. Estoy pidiéndote ayuda porque yo no lo sé y no quiero interferir. No quiero interferir con mi propia grandeza." Y todos aquellos que piden, recibirán. Simple, ¿no?

 

 

El crisol del alquimista

 

Esto es lo que quiero que hagáis. Quiero que hagáis una carta, y hemos aprendido que uno de los procesos en esta escuela es coagular un modelo de realidad, y eso lo hacemos en las car­tas. Todos hemos aprendido a aceptar de alguna manera que así es como modelamos la realidad. Y es un modo espléndido de hacerlo, toma mucho menos tiempo que hacerlo en tablas de barro o en pieles de animal.

            Entonces, quiero que ahora uséis vuestro cerebro amarillo y seleccionéis entre la balsa de su memoria un obje­to que os gustaría manifestar y que esté un peldaño más arri­ba que una pluma o un gancho, algo un poco más sustancial, un objeto. Y quiero que coloreéis ese objeto y que seáis ca­paces de verlo en vuestro cerebro en tres dimensiones, de modo que cuando lo estéis dibujando os podáis mover a su alrededor y ver su parte de arriba, la de abajo y su interior. Quiero que seáis capaces de hacer eso. Pero haced el dibujo y coloreadlo, porque ese es el objeto en el que vais a trabajar. Y le va a poner el anzuelo a vuestro cerebro amarillo porque vino de éste, pero el anzuelo significa que vamos a rescatar­lo del cerebro amarillo, pero no vamos a pedir su opinión. Y aquí está el verdadero entrenamiento. El entrenamiento es que el cerebro amarillo intentará averiguar cómo va a suce­der, pero vosotros decís: "Ninguna persona me dará esto a mí, ni lo voy a esperar en ningún lugar, y no quiero que ningún acontecimiento haga que suceda; además, no lo quiero en ningún momento en concreto. No quiero nada parecido, quiero esto." Entonces, ¿qué va a hacer vuestro cerebro ama­rillo con estas órdenes? Acabáis de eliminar cualquier opinión posible.

            Cuando hagáis eso correctamente y después aprendáis a enfocar en ello, lo cual haremos después de que hayamos ter­minado la carta, y sostengáis ese enfoque en el lóbulo frontal, dejad que el cerebro amarillo lo construya y después trasladadlo al cerebro medio para que lo envíe. Tenéis que sacarlo del campo intelectual. Esto no te lo dará ninguna per­sona. No va a suceder en ningún lugar en particular. No está conectado a nada más. Esto es sencillamente lo que quieres, y nada que se le parezca. Y no tiene que ver con el tiempo. Vosotros tenéis que dar esas órdenes muy claramente. Está sucediendo Ahora. ¿Cuántos de vosotros lo entendéis?

            El objeto en el cual os estáis enfocando debe construirse a partir de esas cosas que están en vuestro campo de energía, que es vuestra realidad, y debe construirse a partir de esas cosas con las cuales no tienes un apego sino que más bien reconoces. Los más grandes maestros de la Gran Obra llevan consigo en sus bolsillos, o en sus bolsas, tres piedras planas que van con ellos a cualquier parte. Y no es que si perdieran una de estas piedras no podría ser reemplazada. Estas piedras no tienen valor para el maestro, pero es a partir de ellas que el maestro las transforma en monedas de oro. Ellos toman pensamiento coagulado, lo liberan y lo re-forman. Y esas tres piedras que llevan consigo las obtuvieron cuando su nivel de aceptación y su conocimiento estaban listos para aceptar su capacidad de hacer el trabajo. De modo que siempre han traí­do las mismas tres piedras.

            Y con esto dicho, aquellos de vosotros que tomáis en serio el no tener pasado y entender la metamorfosis de la desintegración, deberíais de llevar en vuestros bolsillos tres cosas significativas para que mientras charléis cotidianamente vuestros dedos se muevan sobre su superficie y las estéis convirtiendo en algo Valioso.

            Antes de que vayáis a dormir quiero que comencéis a tra­bajar cualquier parte de la lista de vuestra elección con este nuevo entendimiento. Trabajad la lista sin gente, lugares, cosas, momentos y sucesos. Si lo hacéis, la lista se volverá pre­sente. ¿Entendido? Y os vais a dormir con eso en la mente. Ahora estamos catapultados hacia tiempos muy emocionantes. De modo que en algún momento entre ahora y las seis en punto de mañana, encontrad cosas insignificantes. Tenemos que mostraros que son la clave de donde crear y mostraros cómo transformar la materia. Ese es el alquimista. ¿Entendido?

Y si no os lo he dicho, bien, os amo. Estoy tan feliz de que estemos juntos en esta reunión nuevamente, porque cuando nos reunimos siempre progresamos. Gracias a Dios.

 

Oh mi Espíritu Santo,

Yo estoy sobre ti

Y tú estás dentro de mí.

Yo soy tu corteza externa.

Tú eres aquello que me da vida.

A menudo me he sentido

Como una marioneta carente de sentido,

Preguntándome quién mueve mis hilos

Y cuál será el próximo papel

Que debo representar.

Oh mi amado Espíritu,

Estoy cansado de esta obra.

Estoy harto de este destino incontrolable.

Oh mi Espíritu Santo, Deseo que me hagas sentirme vivo,

Consciente y poderoso.

Te pido que me des responsabilidad por mi vida.

Y en ello, deseo convertirme

En mi propio inmortal.

Oh mi amado Espíritu,

Disuelve mi corteza en ti

Por siempre, siempre y para siempre.

Que así sea.

¡Por la vida!

 

            Os amo. Id con espíritu alegre. Recordad todo lo que os he enseñado. Aplicadlo, pues funciona. Y, sobre todo, regoci­jaos y sed felices cada día. Estad agradecidos por esta vida, agradecidos por estar vivos, agradecidos y privilegiados. Y sabed que estáis aquí por una razón y vivid por el principio más elevado de esa razón. Que así sea. Ramtha

 

 

 

Glosario de Ramtha

 

alma • Ramtha se refiere al alma como «el Libro de la Vida», en el que el viaje completo de la involución y evolución del individuo se graba en forma de sabiduría.

 

analógico • Ser analógico significa vivir en el Ahora. Es el momento creativo y existe fuera del tiempo, el pasado y las emociones.

 

bandas, las • Son los dos conjuntos de siete frecuencias cada uno que rodean al cuerpo humano y lo mantienen unido. Cada una de esas siete capas de frecuencia en cada banda corresponde a los siete sellos de los siete niveles de conciencia en el cuerpo humano. Las bandas son el cam­po áurico que posibilita los procesos de la mente binaria y la mente analógica.

 

C&E=R • Conciencia y Energía crean la naturaleza de la rea­lidad.

 

C&E® • Es la abreviatura de Conciencia & Energía®. Ésta es la marca registrada de la disciplina fundamental que se enseña en la Escuela de Iluminación de Ramtha (RSE) y que se utiliza para la manifestación y para elevar la con­ciencia. Por medio de esta disciplina el estudiante apren­de a crear un estado mental analógico, abrir los sellos superiores y crear la realidad desde el Vacío. El curso de C&E® para principiantes es un curso introductorio en el cual los estudiantes principiantes aprenden las disciplinas y conceptos fundamentales de las enseñanzas de Ramtha. Estas enseñanzas del curso introductorio pueden encon­trarse en el libro Guía del iniciado para crear la realidad (Editorial Sin Limites, 2000), y en el video Creando la realidad personal (Yelm: JZK Publishing, a división of JZK, Inc, 1997).

 

campo Véase Trabajo de Campo

 

caminata del cristo • Disciplina diseñada por Ramtha en la que el estudiante aprende a caminar con lentitud y ple­namente consciente; aprende a manifestar la mente de un Cristo a cada paso que da.

 

cerebro amarillo • Con este término Ramtha se refiere a la neocorteza, la morada del pensamiento emocional y analí­tico.

 

conciencia • Es el hijo que nació del vacío cuando éste se contempló a sí mismo. Es la estructura y esencia de todo ser. Todo lo que existe ha sido originado en la conciencia y manifestado exteriormente por su servidora, la energía. El flujo de conciencia alude al estado continuo de la mente de Dios.

 

conciencia colectiva • Concepto similar al "inconsciente colectivo" de Karl Jung. Una conciencia colectiva es un estado mental reconocible que un        grupo de gente, país o cultura, poseen en común.

 

conciencia cuerpo-mente • Es la conciencia pertenecien­te al plano físico y al cuerpo humano.

 

conciencia primaria • Es el observador, el gran Yo, el Dios interior de la persona humana.

 

conciencia reflejo (o secundaria) • Cuando punto cero inició el acto de contemplación del Vacío, creó un reflejo en el espejo de sí mismo, un punto de referencia que hizo posible la exploración del vacío. Se la llama conciencia secundaria o conciencia reflejo. Véase el YO.

 

conciencia social • Es la conciencia del segundo plano y de la banda de frecuencia del infrarrojo. También se llama la imagen de la personalidad humana, la mente de los tres primeros sellos. Se refiere a la conciencia colectiva de la sociedad humana. Es la colección de pensamientos, suposiciones, juicios, prejuicios, leyes, moralidad, valores, actitudes, ideales y emociones de la fraternidad de la raza humana.

 

conciencia y energía • Conciencia y Energía están combi­nadas de manera inextricable y son la fuerza dinámica de creación. Todo lo que existe se   origina en la conciencia y se manifiesta en la materia a través de la modulación del impacto de su energía.

 

cristo • Este no es el nombre ni el título de ningún indivi­duo en particular, es el nombre que reciben todos aquellos que han dominado el plano físico y       conquistado la muer­te. El Cristo en la persona humana es el Dios interior, el aspecto divino de la persona.

 

cruzado ("crossover") • Con este término se designa a las almas que, en su siguiente encarnación, quisieron com­prender al sexo opuesto conservando la perspectiva de su género. Un cruzado puede entenderse como un hombre viviendo en el cuerpo de una mujer y viceversa. Sucede a menudo que las personas confundidas acerca de su orien­tación sexual son cruzados, pero no siempre éste es el caso.

 

cuarto plano • El cuarto plano de existencia es el reino de la conciencia puente y la frecuencia ultravioleta. Se le define como el plano de Shiva, el destructor de lo viejo y creador de lo nuevo. En este plano la energía todavía no se ha, divido en carga positiva y carga negativa. Todo cambio o curación permanente del cuerpo físico debe rea­lizarse primero en el nivel del cuarto plano y el Cuerpo Azul. A este plano se le llama también            el Plano Azul o plano de Shiva.

 

cuarto sello • Está asociado con la glándula del timo y con el amor incondicional. Cuando se activa este sello, se libera una hormona que mantiene al cuerpo en un perfec­to estado de salud y detiene el proceso de envejecimiento.

 

cuerpo azul • Cuerpo correspondiente al cuarto plano de existencia, la conciencia de puente y la banda de frecuen­cia ultravioleta. El Cuerpo Azul es el "señor" que está por encima del cuerpo de luz y del plano físico.

 

cuerpo azul, curación por el® • En esta disciplina que enseña Ramtha, el estudiante eleva su conciencia despier­ta al nivel de conciencia del cuarto plano y del Cuerpo Azul con el fin de curar o modificar el cuerpo físico.

 

cuerpo azul, danza del® • En esta disciplina que enseña Ramtha, el estudiante eleva su conciencia despierta hasta el nivel de conciencia del cuarto plano. Esta disciplina permite el acceso al Cuerpo Azul y la apertura del cuarto sello.

 

cuerpo de luz • Es lo mismo que el cuerpo radiante; es el cuerpo que corresponde al tercer plano, a la conciencia despierta y a la banda de            frecuencia de la luz visible.

 

cuerpo dorado • Cuerpo correspondiente al quinto plano, la superconciencia y la frecuencia de rayos X.

 

cuerpo emocional • Es la colección de emociones pasadas, actitudes y patrones electroquímicos que definen la per­sonalidad humana de un individuo. Ramtha lo define como la seducción de quien no está        iluminado. Es la causa de la reencarnación cíclica.

 

dios • Las enseñanzas de Ramtha son una exposición de la frase que afirma "Tú eres Dios". La humanidad puede definirse como los "dioses olvidados". Dios es diferente del Vacío: Dios es el punto de conciencia que surgió del Vacío cuando éste se contempló a sí mismo.

 

dios desconocido • El Dios Desconocido era el Dios único de los lémures, los ancestros de Ramtha. Representa tam­bién la divinidad olvidada y el origen divino de la perso­na humana.

 

dios interior • Es el Observador, el Yo verdadero, la con­ciencia primaria, el Espíritu, el Dios dentro de la persona humana.

 

dioses • Seres tecnológicamente avanzados provenientes de otros sistemas estelares que llegaron a la Tierra hace 455.000 años. Estos dioses manipularon a la raza humana genéticamente, modificando y mezclando nuestro ADN con el suyo. Son responsables de la evolución de la neo-corteza y utilizaron a la raza humana como mano de obra esclava. Evidencia de estos sucesos ha quedado grabada en las tablas y artefactos sumerios. Este término se utiliza también para describir la verdadera identidad de la huma­nidad, los "dioses olvidados".

 

dios-hombre • La plena realización de un ser humano.

 

dios-mujer • La plena realización de un ser humano.

 

disciplinas de la gran obra • Todas las disciplinas de la Gran Obra que se practican en la Escuela de Iluminación de Ramtha han sido diseñadas en su totalidad por Ramtha. Estas prácticas son iniciaciones poderosas en las que el estudiante tiene la oportunidad de aplicar y experi­mentar por sí mismo las enseñanzas de Ramtha.

 

emociones • Una emoción es el efecto físico y bioquímico de una experiencia. Las emociones pertenecen al pasado porque son la expresión de experiencias ya conocidas y fijadas en los mapas de las conexiones neuronales del cerebro.

 

energía • La energía es el complemento de la conciencia. Toda conciencia lleva consigo un impacto dinámico de energía, una radiación o una expresión natural de sí misma. Del mismo modo, todas las formas de       energía contienen una conciencia que las define.

 

enviar y recibir • Disciplina que enseña Ramtha, en la cual el estudiante aprende a obtener información usando las facultades del cerebro medio y excluyendo la percep­ción sensorial. Esta disciplina desarrolla en el estudiante la capacidad psíquica de telepatía y adivinación.

 

evolución • Es el viaje de regreso a casa, desde los niveles más bajos de frecuencia y la materia hasta los niveles más elevados de conciencia y         Punto Cero.

 

extraordinario ("outrageous") • Ramtha utiliza esta palabra para referirse a algo o alguien que está más allá de lo común, que es ilimitado y que posee gran audacia y bravura.

 

fuerza vital • Es el Padre, el Espíritu, el aliento de vida dentro de la persona; la plataforma desde la cual la per­sona crea sus ilusiones, sueños e imaginación.

 

gran obra (o el gran trabajo) • Es la aplicación prácti­ca de las enseñanzas de las Escuelas de Sabiduría Antigua. Alude a las disciplinas mediante las cuales la persona humana se ilumina y se transmuta en un ser divi­no e inmortal.

 

hacer conocido lo desconocido • Esta frase expresa el mandato prístino y divino que recibió la conciencia origi­nal: manifestar y hacer conscientes todos los potenciales infinitos del Vacío. Representa la intención primordial en la que se inspira el proceso dinámico de la evolución.

 

hierofante • Maestro profesor capaz de manifestar aquello que enseña e iniciar a sus estudiantes en ese conocimiento.

 

hiperconciencia • Es la conciencia correspondiente al sexto plano y a la frecuencia de rayos gamma:

 

iluminación • Es la plena realización de la persona humana, la conquista de la inmortalidad y la mente ilimitada. Es el resultado de elevar la energía Kundalini desde la base de la columna vertebral hasta el séptimo sello, despertando las partes del cerebro que están en estado latente. Cuando la energía penetra en el cerebelo inferior y el cerebro medio, y la mente subconsciente se abre, la persona expe­rimenta un destello de luz cegadora llamado iluminación.

 

infinito desconocido • Banda de frecuencia del séptimo plano de existencia y de la ultraconciencia.

 

involución • Es el viaje desde Punto Cero y el séptimo plano hasta los niveles de materia y frecuencia más bajos y densos.

 

jz knight • Única persona que Ramtha ha designado como su canal. Ramtha se refiere a JZ como "su amada hija". Ella fue Ramaya, una de los hijos de la Casa del Ram durante la vida de Ramtha.

 

kundalini • La energía Kundalini es la fuerza vital que, durante la pubertad de la persona, desciende desde los sellos superiores hasta la base de la columna vertebral. Es un gran paquete de energía que está reservado para la evolución humana y usualmente se le representa como una serpiente enroscada en la base de la columna. Es diferente de la energía que emana de los tres primeros sellos y que es responsable de la sexualidad, del dolor y el sufri­miento, y del poder y el victimismo. Al Kundalini se le llama, generalmente, la serpiente o el dragón durmiente, y el trayecto que realiza desde la base de la columna hasta la coronilla se llama el camino de la iluminación. Esto ocurre cuando la serpiente despierta y empieza a dividir­se y a danzar alrededor de la columna vertebral, ionizan­do el fluido espinal y cambiando su estructura molecular. Como resultado de esto, se abren el cerebro medio y la puerta a la mente subconsciente.

 

libro de la vida • Ramtha se refiere al alma como "el Libro de la Vida" en el que se registra, en forma de sabiduría, el viaje completo de la involución         y evolución de cada indi­viduo.

 

lista, la • Disciplina que .enseña Ramtha, en la cual el estu­diante escribe una lista de lo que quiere saber y experi­mentar y aprende a enfocarse en ella en un estado analó­gico de conciencia. La lista es el mapa que una persona usa para diseñar, cambiar y reprogramar su red neuronal. Es una herramienta que ayuda a la persona a producir cambios significativos y duraderos en sí misma y en su realidad.

 

luz, la • Tercer plano de existencia.

 

mensajero ("runner") • En la vida de Ramtha, un mensa­jero era el responsable de entregar información o mensa­jes concretos. Un maestro profesor posee la capacidad de enviar "mensajeros" a otras personas para manifestar sus palabras o intenciones en forma de una experiencia o suceso.

 

mente • La mente es el producto de la acción de los flujos de conciencia y energía en el cerebro que crea formas de pensamiento, segmentos holográficos o patrones neurosinápticos llamados memoria. Los flujos de conciencia y energía son lo que mantienen vivo al cerebro; son su fuente de poder. La capacidad de pensar de una persona es lo que la provee de una mente.

 

mente analógica • Significa "una sola mente". Es el resul­tado de la alineación de la conciencia primaria y la con­ciencia secundaria, del Observador y la            personalidad. En este estado mental se abren los sellos cuarto, quinto, sexto y séptimo; las bandas giran en dirección opuesta —como una rueda dentro de otra— creando un vórtice poderoso que permite que los             pensamientos alojados en el lóbulo frontal se coagulen y manifiesten.

 

mente binaria • Significa "dos mentes". Es la mente que se produce cuando   se accede al conocimiento de la persona­lidad humana y el cuerpo físico, sin llegar al conocimien­to de nuestra mente subconsciente profunda. La mente binaria se basa únicamente en el conocimiento, la percep­ción y los procesos de pensamiento de la neocorteza y los tres primeros sellos. En este estado mental, los sellos cuarto, quinto, sexto y séptimo permanecen cerrados.

 

mente de dios • La mente de Dios se compone de la mente y la sabiduría de todas las formas de vida que han existi­do y existirán en cualquier    dimensión, tiempo, planeta o estrella.

 

mente de mono • La mente oscilante de la personalidad.

 

mente subconsciente • La mente subconsciente está ubi­cada en el cerebelo inferior o cerebro reptiliano. Esta parte del cerebro tiene, de manera independiente, sus pro­pias conexiones con el lóbulo frontal y con la totalidad del cuerpo. Tiene el poder de penetrar en la mente de Dios, en la sabiduría de las eras.

 

observador • Se refiere al responsable de colapsar la partí­cula/onda de la      mecánica cuántica. Representa el Yo ver­dadero, el Espíritu, la conciencia          primaria, el Dios que vive dentro del ser humano.

 

pegamento cósmico • Término que Ramtha utiliza para describir la fuerza que mantiene unido al universo. Para Ramtha, el amor es el pegamento cósmico.

 

pensamiento • El pensamiento es diferente de la conciencia. El cerebro procesa un flujo de conciencia modificándolo en segmentos —imágenes holográficas— de impresiones neurológicas eléctricas y químicas llamadas pensamien­tos. Los pensamientos son los componentes básicos de la mente.

 

personalidad, la • Es la conciencia secundaria, la concien­cia de reflejo, el     viajero que ha olvidado su origen y su herencia divinos.

 

personas, lugares, cosas, tiempos y sucesos • Son las principales áreas de la experiencia humana a las que la per­sonalidad está ligada emocionalmente. Representan el pasado de la persona y constituyen la satisfacción del cuer­po emocional.

 

plano de la demostración • Al plano físico se le llama también plano de la    demostración, ya que en él la perso­na tiene la oportunidad de demostrar        su potencial creati­vo en la materia y presenciar la conciencia como forma         material a fin de expandir su entendimiento emocional.

 

plano sublime • Es el plano de descanso donde las almas proyectan su próxima reencarnación luego de haber hecho el repaso de la vida. También se le conoce como el Cielo o Paraíso, donde no hay sufrimiento, pena, necesi­dad ni carencia, y donde todo lo que se desea se mani­fiesta inmediatamente.

 

primer sello • El primer sello está asociado con los órga­nos de reproducción y la sexualidad.

 

principio madre/padre • Es el origen de toda la vida, Dios el Padre, la Madre eterna, Punto Cero.

 

proceso de visualización tvvilight® • Se utiliza cuando se practica la disciplina de la Lista u otras formas de visualización.

 

punto cero • Punto primigenio de conciencia creado por el Vacío mediante el acto de contemplarse a sí mismo. Punto Cero es el hijo original del Vacío.

 

quinto plano • Plano de existencia de la superconciencia y de la frecuencia de rayos X. También se le conoce como el Plano Dorado o paraíso.

 

quinto sello • Es el centro en nuestro cuerpo espiritual que nos conecta con el quinto plano. Está asociado con la glándula tiroides y con hablar y vivir la verdad sin duali­dad.

 

ra • Dios egipcio del sol. Ramtha utiliza este nombre para referirse al sol.

 

ram • Abreviación del nombre Ramtha. Ramtha significa "el Padre".

 

ramaya • Ramtha se refiere a JZ Knight como su amada hija. Ella fue Ramaya, la primera que se convirtió en hija adoptiva de Ramtha durante su vida. Ramtha encontró a Ramaya abandonada en las estepas de Rusia. Mucha gente entregó sus hijos a Ramtha durante la marcha como gesto de amor y el más alto respeto; estos niños crecerían en la casa del Ram. Sus hijos llegaron a ser 133 en núme­ro, aunque él nunca tuvo hijos naturales.

 

ramtha (etimología) • El nombre Ramtha el Iluminado, Señor del viento, significa el Padre. También se refiere al Ram que descendió de la montaña en lo que se conoce como El Terrible Día del Ram. "En toda la antigüedad se refiere a eso. Y en el antiguo Egipto había una avenida dedicada al Ram, el gran conquistador. Y eran lo sufi­cientemente sabios como para saber que cualquiera que pudiera caminar por la avenida del Ram podría conquis­tar el viento". La palabra Aram, nombre del nieto de Noé, está formada por el nombre arameo Araa —tierra, conti­nente— y la palabra Ramtha, que quiere decir elevado. Este nombre semítico nos evoca el descenso de Ramtha desde la montaña, que inició la gran marcha.

 

repaso de la vida • Cuando una persona llega al tercer plano después de morir, realiza una revisión de la encar­nación que acaba de dejar. La persona tiene la oportuni­dad de ser el observador, el ejecutor y el receptor de sus propias acciones. Todo lo que ha quedado sin resolver en esa vida y que sale a la luz en este repaso, establece el plan que ha de seguirse en la próxima encarnación.

 

revisión en la luz Véase Repaso de la vida.

 

segundo plano • Plano de existencia de la conciencia social y de la banda de frecuencia del infrarrojo. Está asociado con el dolor y el sufrimiento. Este plano es el polo nega­tivo del tercer plano de la frecuencia de la luz visible.

 

segundo sello • Centro de energía correspondiente a la conciencia social y a la banda de frecuencia del infrarro­jo. Está asociado con el dolor y el sufrimiento y se loca­liza en la zona inferior del abdomen.

 

séptimo plano • Plano de la ultraconciencia y de la banda de frecuencia del infinito desconocido. Es aquí donde comenzó el viaje de la involución. El séptimo plano fue creado por Punto Cero al imitar el acto de contemplación del Vacío y, de este modo se creó la conciencia secundaría o de reflejo. Entre dos puntos de conciencia existe un plano de existencia o dimensión de espacio y tiempo. Todos los otros planos se crearon a partir de reducir la velocidad del tiempo y frecuencia del séptimo plano.

 

séptimo sello • Este sello está asociado con la coronilla, la glándula pituitaria y el alcance de la iluminación.

 

sexto plano • Es el reino de la hiperconciencia y la banda de frecuencia de     rayos gamma. En este plano se experi­menta la conciencia de ser uno con la totalidad de la vida.

 

sexto sello • Sello asociado con la glándula pineal y la banda de frecuencia de rayos gamma. Cuando se activa este sello, se abren las formaciones reticulares que filtran y mantienen velado el saber de la mente subconsciente. La apertura del cerebro alude a la apertura de este sello y a la activación de su conciencia y energía.

 

shiva • El Señor Dios Shiva representa al Señor del Reino y el Cuerpo Azul. No se usa en referencia a la deidad parti­cular del hinduismo. Es más bien la representación del estado de conciencia correspondiente al cuarto plano, a la banda de frecuencia ultravioleta y a la apertura del cuar­to sello. Shiva no es hombre ni mujer, es un ser andrógi­no, ya que la energía del cuarto plano aún no se ha divi­dido en polos positivo y negativo. Esta es una diferencia importante con la tradición hindú, la cual representa a Shiva como una deidad masculina y con una esposa. La piel de tigre a sus pies, el tridente, y el sol y la luna al mismo nivel que su cabeza, simbolizan el dominio de este cuerpo sobre los tres primeros sellos de conciencia. El Kundalini está representado como una llamarada de ener­gía que sube desde la base de la columna vertebral hasta la cabeza. Otra simbología en la imagen de Shiva son los largos mechones de cabello oscuro y los abundantes collares de perlas, que representan la riqueza de la expe­riencia convertida en sabiduría. El carcaj, el arco y las fle­chas son los instrumentos con los cuales Shiva dispara su voluntad poderosa, destruye la imperfección y crea lo nuevo.

 

siete hermanas • Otro nombre de la constelación de las Pléyades.

 

siete sellos • Son poderosos centros de energía en el cuer­po humano que corresponden a siete niveles de concien­cia. Conforme a estos sellos, las bandas mantienen al cuerpo unido. De los tres primeros sellos o centros de todo ser humano salen pulsaciones de energía en forma de espiral. Esta energía que sale de los tres primeros sellos se manifiesta como sexualidad, dolor o poder, respectiva­mente. Cuando los sellos superiores se abren, se activa un nivel más elevado de conciencia.

 

sueño crepuscular (twilight) • Esta palabra se usa para describir una disciplina enseñada por Ramtha en la cual los estudiantes aprenden a poner al cuerpo en un estado catatónico similar a un sueño profundo, pero reteniendo su conciencia conscientes.

 

superconciencia • Es la conciencia del quinto plano y de la banda de frecuencia de los rayos X.

 

tahumo • Disciplina enseñada por Ramtha en la cual el estu­diante aprende la habilidad de dominar los efectos del entorno natural —frío y calor— en el cuerpo humano.

 

tanque® • Es el nombre que se le da al laberinto que se usa como parte de las disciplinas de la Escuela de Iluminación de Ramtha. Con los ojos vendados, los estu­diantes tienen que encontrar la entrada del laberinto y recorrerlo enfocándose en el Vacío, sin tocar las paredes y sin usar los ojos ni los sentidos. El objetivo de esta disciplina es encontrar, con los ojos vendados, el centro del laberinto o el cuarto específico que representa al Vacío.

 

telarañas azules • Representan la estructura básica del cuerpo humano en un nivel sutil. Es la estructura ósea invisible del reino físico que vibra en el nivel de la fre­cuencia ultravioleta.

 

tercer plano • Plano de la conciencia despierta y de la banda de frecuencia de la luz visible. Se le conoce tam­bién como el plano de la luz y el plano mental. Cuando la energía del plano azul baja a esta banda de frecuencia, se divide en polos negativo y positivo; en este momento el alma se divide en dos originando el fenómeno de las almas gemelas.

 

tercer sello • Centro de energía de la conciencia despier­ta y de la banda de frecuencia de la luz visible. Está aso­ciado con el control, la tiranía, el victimismo y el poder. Está localizado en la región del plexo solar.

 

trabajo de campo • Una de las disciplinas fundamen­tales de la Escuela de Iluminación de Ramtha. Los estu­diantes aprenden a crear el símbolo de algo que desean saber y experimentar, y lo dibujan en una tarjeta de papel. Estas tarjetas se colocan sobre las vallas que cercan un extenso campo, de modo que la cara en blanco del papel sea la que quede a la vista. Los estudiantes, con los ojos vendados, se enfocan en su símbolo y dejan que el cuer­po camine libremente hasta su tarjeta aplicando la ley de conciencia y energía.

 

tres primeros sellos • Son los sellos de la sexualidad, el dolor, la supervivencia y el poder. Son los que normal­mente están en funcionamiento en todas las complejida­des del drama humano.

 

ultraconciencia • Es la conciencia del séptimo plano y de la banda de frecuencia del infinito desconocido. Es la conciencia del maestro ascendido.

vacío, el • El vacío se define como una vasta nada mate­rialmente, pero todas las cosas potencialmente.

 

yeshua ben josé • Ramtha se refiere a Jesucristo con el nombre de Yeshua ben José, siguiendo la tradición judía de la época.

 

yo, el • Verdadera identidad de la persona humana, su aspec­to trascendental. Es el observador, la conciencia primaria.

 

 

 


Colección Sin Límites

 

RAMTHA («El Libro Blanco»)

«Yo soy Ramtha, una entidad soberana que vivió hace mucho tiempo en este plano llamado Tierra o Terra. En aque­lla vida yo no morí, sino que ascendí, porque aprendí a con­trolar el poder de mi mente y a llevarme mi cuerpo a una dimensión invisible de vida. Al hacer esto, me di cuenta de la existencia de una libertad, una felicidad y una vida ilimitadas.

«Ahora soy parte de una hermandad invisible que ama grandemente a la humanidad. Nosotros somos vuestros her­manos que oímos vuestras plegarias y vuestras meditaciones, y observamos vuestros movimientos.

«Todos vosotros sois muy importantes y preciosos, por­que la vida que fluye por vosotros y el pensamiento que os llega —cualquiera que éste sea— es la inteligencia y fuerza vital que llamáis Dios. Es esta esencia la que nos conecta a todos, no sólo a los que habitan vuestro plano, sino también a aquellos en universos innombrados que aún no tenéis ojos para ver.

«Estoy aquí para recordaros una herencia que la mayoría de vosotros olvidó hace mucho, mucho tiempo. He venido a daros una perspectiva más noble desde la cual podáis razonar y enten­der que vosotros sois realmente entidades divinas e inmortales que siempre han sido amadas y apoyadas por la esencia llama­da Dios.

«A lo largo de vuestra historia, hemos intentado de muchas maneras recordaros vuestra grandeza, vuestro poder y la eternidad de vuestras vidas. Nosotros fuimos reyes, con­quistadores, esclavos, héroes, Cristo crucificado, maestros, guías, filósofos... cualquier cosa que permitiera la existencia del conocimiento.

«Esta enseñanza no es un precepto religioso, es simple­mente conocimiento. Es amor. Yo os amaré hasta que conoz­cáis a Dios y os convirtáis en el amor y el gozo del Dios que vive dentro de vosotros.»

 

RAMTHA: OVNIS, Conciencia, Energía y Realidad

OVNIS, Conciencia, Energía y Realidad es una descrip­ción a veces alarmante, a veces consoladora de lo que llama­ríamos «intervención extraterrestre» en nuestra historia, nuestro presente y nuestro futuro. Basado en material canali­zado, nos permite apreciar lo que hay «allá», descrito por alguien que está «allá». Aunque plantea muchas nuevas pre­guntas, aclara muchas de las profundas inquietudes que han obsesionado la mente desde tiempos inmemoriales.

De una manera muy sencilla y muy directa, OVNIS, Con­ciencia, Energía y Realidad pone al descubierto quiénes son, de dónde vienen y qué es lo que quieren. Este libro cambiará la manera como hemos entendido todo lo que nos han con­tado. Tenemos derecho a saber sobre la enorme influencia que los extraterrestres han ejercido en la Biblia, el gobierno y nuestra vida diaria. OVNIS, Conciencia, Energía y Realidad es una disertación lúcida sobre el tiempo lineal, la obje­tividad, la mente interdimensional, la superconciencia y la transfiguración de la materia. Y a pesar de lo que podamos pensar, este es un libro acerca de la esperanza, el amor y Dios.

 

RAMTHA: Independencia Financiera

Independencia Financiera proporciona al lector un nuevo entendimiento de lo que son el dinero y el oro y le dice cómo utilizar ese conocimiento para lograr independencia en el mundo de hoy.

Este libro también muestra que los que manejan el mundo lo hacen por medio del dinero y fomentan un clima que opri­me al hombre hasta un estado servil de dependencia y nece­sidad, mientras que los poderosos continúan acumulando el capital.

 

RAMTHA: Enseñanzas Selectas

Verdadero tesoro acerca de la maestría personal, este célebre libro plantea un reto al espíritu y abre al lector a una visión de las magníficas posibilidades de la vida. Una atrac­tiva colección de enseñanzas que gustará de igual manera a quienes están familiarizados con este material, así como a quienes éste es su primer contacto con Ramtha.

«Yo he venido a exaltar la divinidad que hay dentro de ti y dentro de todos los seres. Porque, en estado de inocencia, os habéis convertido en esclavos de las ilusiones y limitacio­nes del plano material, que es vuestra realidad. La ironía es que, puesto que sois Dios, poseéis un poder infinito que a cada momento crea las ilusiones y las limitaciones. Cuando os percatéis de que habéis creado las limitaciones por medio de vuestro propio poder y virtud, os daréis cuenta de que la ley también funciona de la misma manera en la dirección opuesta, o sea, que poseéis dentro de vosotros el poder para producir lo ilimitado.»

 

RAMTHA: El Último Vals De Los Tiranos

El Último Vals de los Tiranos revela las extraordinarias oportunidades y los desafíos a los que se enfrenta la humani­dad en los días por venir. Este libro pone al descubierto la his­toria y proyectos de los Hombres Grises, las familias secretas y los poderosos banqueros que manipulan la Bolsa de Valores, son dueños de la Reserva Federal y controlan casi todo el dinero del mundo.

El libro también examina el curso que se ha trazado la Naturaleza, con la vida aparentemente al borde de la destruc­ción. No obstante, el interés fundamental del autor es brindar conocimiento al lector. Un conocimiento que, a la luz de estas predicciones, abre nuestras mentes y nos permite tomar las decisiones para un futuro que está a la vuelta de la esquina.

Esta obra es fundamental para entender cuál es la situa­ción del medio ambiente, la política y la economía. Es un grito por el cambio, un llamado a la soberanía personal.

 

RAMTHA: Las Antiguas Escuelas De Sabiduría

En Las Antiguas Escuelas de Sabiduría, Ramtha expone el preludio y la introducción a la formación de su Escuela de Iluminación. Nos cuenta la historia de cómo funcionaban las antiguas escuelas en tiempos pretéritos y cuál era el propósi­to de su instrucción tan preciada: despertar al Dios interior que está olvidado. Ramtha explica cómo y por qué las escue­las fueron destruidas, así como todos los que asistían a ellas. Nos muestra por qué él ha tomado como base la sabiduría antigua para enseñarnos lo que sabe.

Ha llegado la hora de restablecer la sabiduría antigua para que ya no permanezca escondida y reservada para un grupo selecto, sino que esté abierta a todo aquel que tenga el deseo de saber. Las perlas de sabiduría contenidas en esta magnífi­ca obra iluminarán e inspirarán al lector hacia un nivel de entendimiento elevado que sentará las bases desde las cuales se accederá a niveles de realidad todavía no experimentados.

 

RAMTHA: Guía Del Iniciado Para Crear La Realidad

En 1988, después de diez años de canalizar a través de JZ Knight, Ramtha estableció su Escuela de Iluminación. Ahí, los estudiantes —alrededor de tres mil provenientes de todo el mundo— reciben de Ramtha un conocimiento que les ayuda a cambiar sus vidas, y practican disciplinas que les per­miten experimentar lo que han aprendido.

Guía del Iniciado para crear la Realidad, resume las enseñanzas básicas que reciben los estudiantes en su primer encuentro con Ramtha. Estas incluyen: nuestros orígenes en el Vacío, la conciencia y la energía como método para crear la realidad, la relación entre cerebro y mente, el campo áurico y la mecánica cuántica, y el Kundalini y los siete sellos como el camino de regreso a casa, entre muchas otras.

«Estás aquí para crecer; estás aquí para crear la realidad, no para mantener el status quo. Estás aquí para crecer en conocimiento, filosofía y luego en la verdad. Estás aquí para vivir, no para tenerle miedo a la vida. Estás aquí para utilizar tu cerebro en la creación de pensamientos y en la conquista de la ignorancia.»

 

El Regreso De Inanna, de V.S. Ferguson

El Regreso de Inanna fue escrito en seis meses por medio de «transcripción automática». Usando la memoria de vidas pasadas de V.S. Ferguson, Inanna revela cómo ella y los otros «dioses» se han insertado a través del tiempo en sus seres multidimensionales en carne y hueso como nosotros, para activar nuestro ADN latente y liberar a la especie humana.

«Yo, Inanna, regreso para contar cómo, hace 500 000 años, mi familia de las Pléyades tomó posesión de la Tierra y alteró los genes humanos con el fin de producir una raza de trabajadores creada para extraer oro destinado a la agotada atmósfera de Nibiru, nuestro planeta y hogar. Como éramos técnicamente muy superiores, esta raza de trabajadores —la especie humana— nos adoraba como a dioses. Nos aprove­chamos de ellos para librar guerras en medio de nuestras dis­putas familiares interminables hasta que, de un modo estúpido, desatamos sobre la Tierra la terrible arma gandiva, que envió una onda de radiación destructiva por toda la galaxia...»

 

Las Nueve Caras De Cristo, de Eugene E. Whitworth

Este libro trata de la religión secreta y verdadera que hay detrás de todas las religiones, así como de la preparación e iniciación del candidato en los estudios metafísicos secretos y sagrados: desde los misterios de los Magos hasta el antiguo adiestramiento egipcio para el Dios-Rey.

Aquí se revelan verdades iniciáticas como las que el gran filósofo griego Platón no se atrevió a enseñar porque estaba bajo juramento de no hacerlo. El libro trata de la búsqueda incansable e inteligente de la religión verdadera, habla sobre la revelación de la verdad religiosa que estuvo tanto tiempo tan escondida y por la que alguien arriesgó su vida misma por encontrarla.

Las Nueve Caras de Cristo es la narración de José-ben-José, un Mesías crucificado 57 años a.C. Expone los métodos y técnicas para desarrollar la divinidad interior o iniciada.

 

 

 

¿Quienes Somos?

 

¿Por qué negarías que posiblemente eres un Espíritu en tránsito, que posiblemente seas más que tu cuerpo, que posiblemente seas más que aquello por lo que has trabajado toda tu vida? ¿Y por qué querrías negar eso? ¿Por qué no querrías ni siquiera considerarlo? Bien, negar que Dios vive dentro de ti es negar aquello que se deno­mina tu habilidad para conseguir conocimiento ilimitado, tu habili­dad para conseguir amor ilimitado, tu habilidad para conseguir poder ilimitado, tu habilidad para conseguir lo que se llamaba en tiempos antiguos el reino de los ciclos.